Rudyard Kipling es el autor de este legendario libro el cual fue publicado en 1894, posteriormente Walt Disney retomó como último proyecto para su vida este cuento para crearlo en la película animada que todos conocemos, la cual fue estrenada en 1967. Después de 50 años, regresó a las carteleras las historias de Mowgli, este pequeño niño que habitaba la selva de India.

Muchos de los amantes del filme animado tuvieron miedo de la adaptación de la nueva cinta, además del escepticismo de las novedosas voces del doblaje, puede ser que yo esté incluida en este grupo de personas, sin embargo he de confesar que la película es increíble y la nostalgia que puedes sentir mientras la ves es mágica.

De primer instancia, si estás acostumbrada a ver películas en inglés, puede ser que el golpe de la primera línea del doblaje resulte un shock, pero conforme va pasando la película creo que cada vez más te enamoras de los personajes y sus voces, y sí, esto incluye a Baloo.  

Muchos de nosotros éramos niños cuando descubrimos esta cinta y no nos dábamos cuenta de los bonitos mensajes que tiene, al igual que las enseñanzas que deja. Es por esto, que en ACTUAL te mostramos las 10 mejores frases de El Libro de la Selva.

1. Busca lo más vital, no más lo que es necesidad, no más, olvídate de la preocupación.

2. La fuerza de la manada es el lobo, y la fuerza del lobo es la manada.

3. No hay nada tan inoportuno como elogiar a los niños cuando están ellos presentes.

4. No te enfades por haber tenido miedo. Esa es la peor clase de cobardía.

5. Siento el corazón oprimido por todas las cosas que no llego a entender.

6. La ley de la selva, nunca ordena algo sin tener motivos para ello.

7. Hay quienes tienen la cualidad de no saber mentir.

8.Hasta en el fondo del helado corazón de la serpiente, no era menor el miedo que sentía.

9. Nunca maltrates al cachorro ajeno; míralo como a un hijo de tu padre, que, aunque pequeño y torpe, es muy posible que a una osa, tal vez tenga por madre.

10. Una de las bellezas que puede notarse en la ley de la Selva es que el castigo salda definitivamente todas las cuentas pendientes y no se vuelve ya a hablar del asunto.

 (Por Lety Casarín)

TE PUEDE INTERESAR