Con el inicio del nuevo año llegan los propósitos, bajar de peso, practicar más ejercicio, comer saludable, entre otros; para lograrlo la clave se encuentra en crear hábitos, es decir, pequeñas acciones que al repetir diariamente se vuelvan automáticas y nos permitan avanzar hacia cada objetivo. Se escucha fácil, pero ponen a prueba la constancia, la tenacidad y la perseverancia, explican los nutriólogos de Isagenix.

Práctica hábitos saludables.

Cabe destacar que el 45% de nuestras acciones diarias son hábitos, así que si quieres modificar tu estilo de vida los expertos te proponen estas prácticas para lograr tu propósito de ponerte en forma y mejorar tu salud.

1.         Evita saltarte el desayuno. Es el alimento más importante y un pan dulce con café no lo sustituye. Debes incluir fruta, verdura, cereal y proteína como huevo, queso o leche.

2.         Mastica despacio. El estrés se ha vuelto parte de nuestra vida diaria, sin embargo, comer de manera tranquila te permite masticar los alimentos adecuadamente para obtener saciedad y estar satisfecho por más tiempo.

3.         No confundas ansiedad con hambre. Cuando los niveles de estrés se incrementan, por el cortisol, es común comer cualquier alimento que tenemos a la mano y aportar calorías extras al cuerpo para calmar los periodos de ansiedad.

4.         Aumenta el consumo de vegetales. Las verduras aportan agua, antioxidantes, vitaminas, minerales y fibra, intégralas diario en tus comidas o colaciones.

5.         Evita agregar sal a la comida. Antes de utilizar el salero prueba los alimentos; recuerda que el exceso de sal en nuestro cuerpo puede provocar hipertensión arterial, retención de líquidos, dañar los riñones y afecta la piel.

6.         Incrementa el consumo de fibra en tu dieta. El cereal ayuda a regular el tránsito gastrointestinal, además de disminuir el colesterol malo. Consumir cereales integrales, frutas y verduras te aportará beneficios.

7.         Establece un horario fijo para realizar tus comidas. Respetar el horario del desayuno, comida, cena y colaciones te permitirá comer detenidamente y masticar de manera correcta.

8.         Camina 20 minutos diarios. Abandonar el ejercicio casi siempre está relacionado por intentar realizar una actividad física demandante, si nunca has hecho ejercicio comienza con 20 minutos de caminata hasta incrementar el tiempo de manera gradual.

9.         Elimina las distracciones mientras comes. Revisar el celular, trabajar, platicar, leer o ver televisión provoca un aumento en el consumo de alimentos debido a que se pierde la atención de las cantidades que se ingieren.

10.      Integra suplementos alimenticios a tu dieta.

Recuerda comenzar con uno o dos hábitos a la vez, cuando los tengas reforzados, toma los siguientes y así de forma progresiva, aunque nuestro cerebro quiera volver a sus antiguas costumbres tú tienes el control de minimizar el riesgo a fallar y concentrar toda tu atención en el presente.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu