Seguro que has visto Hitch, esa película de 2005 donde Will Smith se ganaba la vida asesorando a caballeros sobre cómo atraer a mujeres guapas. Pues bien, debes saber que los “profesionales del ligue” sí existen en diferentes versiones y países desde los años noventa, basados en algo que inició con técnicas de seducción rápida de programación neurolingüística y que fue evolucionando en varias modalidades.

Hoy a ese arte del ligue veloz de hombres en pos de mujeres desconocidas se le conoce como “sargeo”, y quienes lo ejercen aseguran que si se aplica bien, va más allá de la misoginia, la superficialidad y que puede ayudar a fortalecer la autoestima y a mejorar las capacidades sociales, de comunicación y, claro, de seducción.

Esto viene al caso porque el portal 6rados Matchmakers, especializado en conectar a personas que buscan pareja, ofrece decenas de tips para no fracasar en el sargeo. Seleccionamos 10 de ellos, los cuales pensamos que serán útiles no sólo a los galanes de ocasión sino también a las chavas que quieran conocer las estrategias de los seductores. Verás que mucho de estas técnicas tiene que ver con proyectar tranquilidad, algo de displicencia y con dar sólo lo justo de atención.

Evita, pues, hacer lo siguiente:

1. Hablar demasiado rápido.

Eso denotará que estás preocupado de que la gente deje de escucharte y que se vaya.

2. Inclinarte hacia adelante o “picotear”.

Te mostraría como alguien ávido por hablar. Aunque haya ruido ambiental no te inclines para hablar (no picotees). Haz que ella se incline hacia ti y si no lo hace, sigue como si nada.

3. Tomarte demasiado en serio.

Si no estás relajado, si quieres parecer demasiado ejecutivo o sofisticado, haces movimientos nerviosos y tus hombros están encogidos, mostrará falta de confianza subconsciente. Mejor ríe.

4. ¡Pero no te rías de tus propios chistes!

Eso disimula cuando los demás no se ríen de lo que dijiste, pero muestra nerviosismo social.

5. Ir tras ella.

No la persigas si se aleja: mejor usa tu lenguaje corporal para alejarte aún más y así ella será atraída de nuevo.

6. Responder demasiado rápido sus preguntas.

Tómalo con cierta calma, de otro modo se muestra demasiado interés en la conversación.

7. Esperarla si se va a algún lado.

Si se va al baño, hay que estar en otro lugar cuando ella vuelva, de otro modo uno se evidencia demasiado ansioso y metido en la conversación. No desaparezcas, sólo muévete un poco.

8. Dar demasiado muy pronto.

Te verás muy ansioso por lograr gustarle si das demasiada información sobre ti demasiado rápido.

9. Usar muchas frases para plantear una idea.

Di lo que tengas que en menos espacio, no busques validación. Claves: no escribas lo que puedas decir, no digas nada cuando puedes guiñar, no giñes cuando puedes sonreír.

10. Voltear rápidamente si se dirige a ti.

No te veas demasiado ávido por la charla. Si tu cabeza se orienta en otra dirección y la mujer te dice algo, gira tu rostro lentamente hacia ella, nada de torcerte de entusiasmo.

(Por JR)

TE PUEDE INTERESAR