Noticias: Don Omar fue puesto en libertad bajo fianza
Noticias: Lady Gaga se muestra recatada en las calles de Estambul
Noticias: Miley Cyrus en problemas con SEGOB
Noticias: ¿Te atreves a cerrarle la puerta al estrés?
Noticias: Leo DiCaprio será mensajero de paz para la ONU
Noticias: ¡Ryan Gosling y Eva Mendes ya son papás!
Noticias: Liam Neeson vuelve revive al Cine Negro
Noticias: Confunden con prostituta a Daniele Watts, protagonista de Django sin cadenas
Noticias: Los estrenos más sonados de la semana
Noticias: La ruta de la Independencia en Guanajuato

» Las muertes más trágicas y célebres de la Meca del Cine

Por: Redaccion Actual (24 junio 2010)
Sección: General
  • Sharebar

AutoJamesDeanSI nos preguntaran cuál ha sido la muerte más trágica y célebre de la Meca del Cine, sin pensarlo dos veces, contestaríamos que la de James Dean, quien, en medio de la gloria internacional, murió en un accidente automovilístico que muchos consideran autoprovocado por un deseo suicida. (Foto: zonamaldita.wordpress.com)

La de Natalie Wood fue otro deceso que impactó, pues la gran estrella infantil, de las pocas que logró llevar sus triunfos a la edad adulta, terminó sus días ahogada en un accidente sobre el que todavía existen dudas.

En la farándula mexicana existen varios decesos funestos comenzando por el de la legendaria Lupe Vélez, quien, según los enterados, pasó a mejor vida ahogada –mientras vomitaba- sobre un excusado.

Carlos Fuentes copió dicho trance para culminar su novela Orquídeas a la luz de la luna, siendo María Félix la elegida para estirar la pata de tan peculiar manera.

Recordemos que dicha historia está inspirada en un supuesto encuentro californiano entre la Doña y Dolores del Río, pero a la primera le disgustó tanto ese pasaje, que no se quedó con ganas de llamar ¡mujerujo! al autor de “La región más transparente”.

Blanca Estela Pavón y Pedro Infante tuvieron muertes trágicas al estrellarse los respectivos aviones que los transportarían al D.F.

Un capítulo en la vida de Evangelina Elizondo que aún la estremece es cuando Ramón Gay murió en sus brazos por culpa del celoso amante de ella, quien nunca sospechó que el apuesto actor le hacía honor a su apellido artístico.

La carrera artística de Ana Bertha Lepe se derrumbó estrepitosamente cuando su papá mató a Agustín de Anda. ¡Vaya usted a saber que le dijo el novio de la beldad tapatía para que don Guillermo Lepe le vaciara la pistola!.

Kiki Herrera Calles viene a nuestra mente cada vez que atravesamos la calle lomeña donde pasaba el ferrocarril a Cuernavaca, pues, precisamente, en dicho cruce,  a la primera esposa del cantante José-José, literalmente, se la llevó el tren.

Cuentan que la misma razón por la que se escabecharon a Kiki, mataron al cantante Víctor Yturbe, El Pirulí, en un hotel de Puerto Vallarta, mientras tarareaba Verónica, su máximo éxito discográfico.

Elvira Quintana quiso aumentar sus senos inyectándoles cera, misma que le paralizó los riñones y le ocasionó dar su último suspiro.

De quienes optaron por el suicidio, Miroslava se lleva las palmas, al tomar tan funesta decisión, según la leyenda blanca, cuando supo que el torero Luis Miguel Dominguín, por la mamá de Miguel Bosé, la dejó vestida y alborotada. La leyenda negra, sin embargo, asegura que la fotografía que tenía en la mano no era la del diestro español, sino la de la poetisa ¡Pita Amor!.

Otra notable actriz que, según los muy enterados, como el finado Manuel Avila Camacho, se quita la vida por el amor que le profesaba la tía consentida de la escritora Elena Poniatowska Amor,  fue Pina Pellicer, a pesar que la sobrina favorita del poeta  Carlos Pellicer acababa de compartir créditos, en la cinta “El rostro impenetrable”, con ¡Marlon Brando!.

Luis Gimeno en sus memorias culpa, indirectamente, a Seki Sano de que la eximia actriz María Douglas se suicidara.

Pocos recuerdan que Norma Angélica, la juvenil actriz de “Tlayucan”, el primer filme que nos representó en el Oscar, dentro de la categoría de Mejor Película Extranjera, también decidió irse por la puerta falsa.

Los respectivos suicidios de Pedro Armendáriz y Jorge Mistral fueron por motivos de salud, cuando supieron que estaban cundidos de cáncer.

Otra luminaria que optó por un balazo en la sien, sin motivo aparente, fue Rita Macedo, la memorable protagonista de “Rosaura”, para nuestro gusto, una de las 15 mejores películas de la época de oro del cine mexicano.
Por hoy, es todo.