Noticias: Juan Carlos de España asimila bien su rutina como jubilado
Noticias: Denzel Washington está listo para abrir San Sebastián
Noticias: Las jóvenes prometen mantenerse vírgenes
Noticias: Adelgazar con la mente
Noticias: Disfruta en grande de tus juegos
Noticias: Undateable: Cómo convertirte en un soltero codiciado, o al menos intentarlo
Noticias: Bart, Krusty o Bob Patiño ¿Quién morirá en Los Simpsons?
Noticias: Los estrenos musicales internacionales de la semana
Noticias: Stuart Murdoch va al cine con su “God Help The Girl”
Noticias: Johnny Marr, listo para presentar “Playland”

» Francesco: El Llamado

Por: Redaccion Actual (11 enero 2012)
  • Sharebar

Yohana García es una escritora con un gran distintivo: Sanborns le hizo entrega de un reconocimiento por el record de ventas de Francesco, libro que, cambió la vida de 2 millones de personas. Ahora la escritora presenta y entrega el tercero y último de la trilogía. Francesco -El llamado-

Por Nazaret Estrada

De tez blanca, mirada profunda, rostro sonriente y una gran claridad al hablar,  García menciona con entusiasmo su tercer libro (Los otros dos fueron Francesco -Una vida entre el cielo y la tierra- y Francesco decide volver a nacer). En éste, Agustín (Francesco), un hombre confundido e indeciso comprende, gracias a las enseñanzas de sus guías espirituales, el sentido de la existencia y de la felicidad. Descubre que las cosas que necesitamos llegan justo a su tiempo, que todos somos parte de un gran Plan Divino y toma conciencia de que con nuestras acciones afectamos la vida de todos los demás.
Milagros modernos
“Cuando tenía 8 años, mi abuelo murió. Lo amaba profundamente. Me sentía devastada, pero entonces lo empecé a ver en sueños. Luego comenzó a contarme su vida en el cielo. Me daba con lujos de detalles cosas que iban a pasar en mi vida y que luego se cumplieron al pie de la letra”, dice Yohana García, especialista en Programación Neurolinguista, conferencista y terapeuta.

“En este entonces todavía no pensaba en Francesco ni en nada de eso. Cuando tenía 35 años, una prima muy querida enfermó gravemente. Cada vez que la veía me ponía a llorar. Ante el dolor no sabía cómo resolver las cosas. Cuando murió, fue cuando visualicé escribir Francesco, como una manera de ayudar a que mis tíos se sintieran mejor. Nunca pensé escribir un libro para que la gente lo leyera ni para que yo fuera famosa. Así empezó mi camino espiritual. No me acordé entonces que a los 6 años decía que iba a escribir un libro a orillas de un río y que le iba a servir a mucha gente. El primer libro lo escribí en un cuaderno, sentada afuera de mi casa a orillas de un río. Mientras escribía llegaban mariposas. Sabía Francesco me estaba acompañando” relata.

A pesar de que el destino de Yohana estaba perfectamente claro y mercado, no le fue fácil dejarse guiar. Tenía miedo. Pensaba que era mucha responsabilidad y dudaba de que pudiera con el paquete, pero una vez iniciado el camino espiritual se encontró y se ha encontrado, como todos los que están en él, con sorpresas que nunca dejan de admirarse ·”En Francesco, decide volver a nacer”, señala.

“Cuento la historia de un chico que tiene 21 años, que es budista, que tiene leucemia y que muere. Quince días después de haberlo escrito me enteró que el mejor amigo de mi hijo, estaba enfermo. Tenía leucemia y cáncer en el estómago. Después de una serie de estudios y análisis y de hacer lo posible por salvarlo, los médicos deciden desconectarlo. En cuanto lo hacen, ven con asombro que respira normalmente. Admirados, le vuelven a hacer todas las pruebas. Ya no tenía nada. Esta historia me conmovió profundamente. Ante el “milagro” le pregunté que qué creía lo había salvado me dijo: ―cuando me enteré que estaba enfermo vi que eso era responsabilidad del médico, la mía era sanarme y descubrir que emoción me había enfermado―..

Una lección de desprendimiento

―¿Cuándo estabas escribiendo El Llamado, te pasó algo significativo?

―Me pasaron muchas cosas. Lo primero que quería hacer, dentro de la historia, era salvar a Francesco, tenía que ver qué pasaba con él en la India. Luego puse como testimonio todo lo que las personas me habían enviado sobre lo que les pasó antes y después de haber leído Francesco. Finalmente, quería cerrar su historia, pero cada vez que lo alejaba, él me llamaba. En el inter, me enfermé de los riñones. Hice una meditación muy bonita con un árbol de Navidad y me alivió. Esto es un milagro que me pasó a mí. Los demás habían sido milagros que les pasaban a otros. Supe que la fe puede mover todo .

―En la novela hablas mucho del Árbol de los Deseos, la gente iba y anotaba en un papelito que luego pegaba al tronco todo lo que quería. Según tengo entendido, cuando ya se tiene un camino espiritual avanzado, más que pedir, lo que se necesita es agradecer. ¿Cuándo hay que agradecer?

―Cuando realmente pides las cosas y lo sueltas al Universo, pero también lo trabajas sin medir los resultados, se dan las cosas. Fíjate que aquí, el personaje que es Agustín, hace todo a un lado, inclusive el amor, es cuando descubre que para él hay un Plan Divino y empieza a agradecer. Lo que pedimos es lo que tenemos (dentro de nosotros).Cuando aparece el agradecimiento, aparece la recompensa, tienes paz, tienes todo.

-¿Qué es la fe? ¿cómo la aplicas en tu vida?
―Sólo los locos tienen mucha fe. Cuando pasas las cosas por el intelecto empiezan a bajar. Por eso se dice que los pueblos que tienen menos cultura, son los que más se quieren. La fe, como no pasa por la cabeza sino por el corazón, es la certeza de que algo tiene que ser así. La fe (en lo que sea)es tener una fuerza inmensa que te lleva a donde tienes que ir sin dudarlo. Cuando uno duda, se siente inseguro, no toma decisiones y la vida se va pasando, no tienes fe.

¿Y el amor?
―El amor es dar, es incondicional. El amor de pareja tiene muchas condiciones. Nos cuesta mucho aprender a querer (sin ego). Sin juzgar. Sin esperar nada a cambio.

En tu libro, hablas del abandono, ¿tienes tú esta herida en tu alma?
―Yo creo que esa huella igual que la humillación, la injusticia y el rechazo hace que muchas veces no podamos ananzar. Las personas que fueron abandonadas o que se sintieron abandonadas serán codependientes. El que tiene la injusticia va a creer que todos los demás son injustos (aunque no sea así). El que tiene la humillación será rudo con los demás. Atraeremos gente que nos abandona, nos humilla o nos rechaza (según nuestra herida).

―A lo largo de tu proceso creativo ¿descubriste algo de ti que no sabías?
―Tenia muy claro que todo este proceso era de sanación, de desprendimiento. Tuve que aprender a desapegarme de Francesco. Descubrí que lo único que me hace feliz es poder ayudar (servir al prójimo).
―¿Crees que ya se te puede llamar “maestra”?
―No. Fijate que la palabra maestro significa llegar a la luz. Yo más bien, soy como una especie de mentora, la que empuja a los demás , como una promotora .

―¿Para qué recomendarías este libro?
―Es para alguien que está muy confundido, que no sabe cuál es su camino, que no ha descubierto su misión. Esta enfocado hacia la gente que está en esta búsqueda. Te ayuda a pensar. De hecho cada persona tiene una actitud diferente cuando lo lee y después de haberlo leído. A cada uno le toca lo que le tiene que tocar.

―¿Qué más te ha dado Francesco?
―Entre los trabajos de servir he descubierto que me encanta comunicar y me encanta interactuar con la gente. Francesco me ha dado la oportunidad de tener mi programa de radio que tiene que ver con un desarrollo espiritual. Lo transmiten miércoles y viernes de 11 a 12 en Radio Capital.

 

Toma nota

Yohana Garcia

Radio Capital

Lunes a miércoles de 11 a 12