Estamos a punto de cerrar el año y conforme se acercan los días, es mayor la cantidad de pensamientos que vienen a nuestra mente y que nos dejan analizando sobre lo que queremos hacer el próximo año. Pero así como es importante pensar en el futuro, sobre aquello que sucederá o queremos que suceda, también se convierte en un factor fundamental que reflexionemos sobre lo que aconteció durante el año que estamos despidiendo, para que podamos aprender y finalmente, dejarlo ir.

Para ello, consideramos que es importante pensar en:

Las bendiciones y logros que recibiste durante el año en curso

Es importante darnos cuenta de todas aquellas cosas y personas buenas que llegaron a nuestra vida este año además de agradecerlo y cuidarlo.

Qué necesitas mejorar y cómo podrías hacerlo

Así como debemos tener muy claro nuestro listado de bendiciones, también es muy importante ser conscientes de cuáles son nuestras áreas de oportunidad pues nos ayudará a crecer y mejorar como personas y evitará que nos estanquemos en diferentes ámbitos de nuestra vida.

Los conocimientos que adquiriste

De todo lo que hacemos se aprende por lo que recordar y aprender a reconocer aquellos conocimientos que obtuvimos de todas las experiencias vividas durante el año es fundamental. Hacerlo nos ayudará a seguir avanzando y mejorando.