Hoy en día, gracias al fast fashion y debido a lo cambiante de las propuestas que se encuentran cada semana en los aparadores de las tiendas, es muy común que nos encontremos comprando nuevas piezas de manera constante. Sin embargo, y a pesar de que pareciera que las prendas están hechas para ser reemplazadas en poco tiempo, siempre existen aquellas piezas que se convierten en todo un clásico, por lo que el hecho de que se extienda su durabilidad para sacarle el máximo provecho, es casi un obligado.

Para que tus prendas tengan un mayor tiempo de vida, te damos algunos consejos que te permitirán sacarle el máximo provecho a esos básicos o todas esas piezas que tanto adoras:

 

 

1.Pon atención en los procesos de lavado

¡Fíjate en la etiquetas! Sabemos que es odioso e incluso lo primero que hacemos es arrancarlas pero lo cierto es que te dan la pauta para saber cómo tratar la prenda, ya sea que la laves en casa o incluso en la tintoreria ( créenos, incluso ellos necesitan revisar la etiqueta).

Por otro lado, evita someter tu ropa a procesos de lavado agresivos como el cloro o agua en extremo caliente. También procura no lavarla después de cada uso pues desgastarás la prenda más rápido (la mayoría de las prendas puedes usarla por lo menos entre 2 y 3 veces si es que no te estás sometiendo a situaciones en las que se ensucie en extremo)

2.El almacenamiento importa ¡y mucho!

Cada prenda tiene una forma ideal de guardarse es por eso que siempre debes procurar tener cuidado en cómo guardas cada prenda para evitar que pieda su forma, elasticidad o colorido. Además, siempre debes tomarte el tiempo de guardar cada prenda en su lugar ya que dejarla  por mucho tiempo amontonada sobre esa silla o sillón (el famoso que todos tenemos y que se convierte en un completo desorden), no es una buena opción.

3.Prefiere calidad a cantidad

Recuerda que a veces lo barato sale caro, así que si te es posible, invierte en prendas con telas de alta calidad y buenos acabados. Te ayudará a que tu ropa dure más tiempo y evitarás estarla cambiando seguido ya que no se romperá ni desgastará a la primera puesta/lavada.

 

Por Elizabeth Almazán