El animal print es uno de esos estampados que cada vez se vuelven más populares, sin embargo, puede ser completamente truculento pues si no se combina de manera adecuada, puede llegarse a ver trashy en lugar de classy.

1. Utilizarlo en más de una pieza

En este, como en muchos casos, menos es más. Evita utilizarlo en todo tu outfit, mejor elige la pieza en la que quieres centrar la atención: una blusa, zapatos, bolso etc.

2. Combinarlo con colores demasiado llamativos

El animal print ya es un estampado llamativo así que resulta mejor si lo combinas con colores  neutro o que no sean tan encendidos. En dado caso de que quisieras colocarlo junto con un color muy vistoso, procura que dicho color solo lo incluyas en pequeños detalles.

3. Usarlo con demasiados accesorios

Hará que tu outfit luzca demasiado recargado y nada elegante.

4. Mezcarlo con otros estampados igual de llamativos

¡No lo hagas! Deja que el animal print sea tu estampado estrella y nada más. De lo contrario también te hará lucir exagerada.