¿Cómo anda tu autoestima?  Los sentimientos requieren el mismo cuidado que todo tu cuerpo. Sin embargo, algunas veces no nos damos cuenta de todo lo bueno que tenemos, pues nos bloquean nuestros complejos, las culpas y el pasado.

respirar

1-  Rememora tus éxitos y atributos

No te abrumes con los recuerdos desagradables del pasado.  Trae a tu mente lo bello, lo agradable, tus éxitos, tus logros.

2-No te compares 

Cada persona tiene sus propias cualidades y, por supuesto, tú no eres la excepción. No te preocupes por esos atributos que quisieras tener, semejantes a los de tus amigas. Mejor piensa en lo afortunada que eres de tener a tus seres queridos. Valora que tienes salud, que tus facultades mentales te hacen una persona inteligente. Recuerda las buenas oportunidades que te ofrece tu trabajo, lo que aportas a los demás.

3- Encuentra la raíz de tu falta de autoestima

Es posible que hayas tenido una niñez difícil, en la que sentías que todos elogiaban a los demás niños, mientras nadie prestaba atención a tus logros. ¿El apodo por el que te conocían en la escuela te hacía sentir inferior a los demás?

 Es necesario encontrar el fondo de nuestras emociones negativas. Casi todos tenemos algún aspecto de nuestra personalidad que no nos gusta. Pero eso no significa que debas enfocarte únicamente en ello, pues eso solo te hará sentir mal. Mejor trata de analizar de qué manera esos pensamientos se relacionan con la forma como ahora te sientes.

4- Date el valor que mereces

Esto tiene que ver con la manera en que te percibes a ti misma. Obsérvate frente a un espejo y enumera las cualidades que percibes, y anota los defectos que encuentras en tu persona. Al leerlos uno por uno puedes analizar si realmente se trata de un defecto, un error, o algo a cambiar.

En todo caso, tú eres quien tiene la última palabra; solo tú puedes saber si un aspecto de tu personalidad te hace feliz o no. No obstante, al realizar este análisis evita caer en los extremos de la justificación o de la crítica despiadada.

5- No te ancles en el pasado

Si tienes algo que te avergüenza de tu pasado, déjalo ir. En la vida todos cometemos errores. Si ya recapacitaste al respecto y la parte afectada te ha perdonado, no insistas en torturar tu autoestima pensando que eres la persona más mala del mundo. Si insistes en poner el dedo en la llaga, no harás más que subestimarte a ti mism@.

(Por Alejandrina Aguirre Arvizu)