Chichén Itzá, Mineral de Pozos, Palenque y Monte Albán ya se están listos para recibir la primavera y sobre todo a los turistas que buscan una alternativa en esta época del año para cargarse de energía y comenzar esta época del año en paz, tranquilidad y alegría.

1- Equinoccio en Chichén Itzá: el descenso de Kukulkán

Equinoccio-maya

El sitio maya es una fuente de invaluables datos para el conocimiento del pasado prehispánico. Por su belleza y singularidad, es un símbolo de identidad indígena y un legado para las generaciones futuras. Se parte de la experiencia en éste sitio arqueológico, tierra rica en atractivos.

A la llegada de los españoles, se constituía como el centro de peregrinación más reverenciado de la península de Yucatán. La urbe y su cenote de los sacrificios es un lugar sagrado para los mayas y, Patrimonio de la Humanidad  por la UNESCO.  El edificio más prominente de la metrópoli es la pirámide de Kukulcán, que tiene cuatro escalinatas, cada una de 91 escalones, los cuales representan los días del Haab (calendario maya) que sumados dan un total de 364 y con la plataforma del final son un total de 365 tal como el calendario gregoriano con el que nos regimos.

2- Mineral de Pozos, de pueblo fantasma a pueblo cultural

POZOS 36IMG_9462

Por años, Mineral de Pozos, Guanajuato, estuvo sumido en el olvido hoy ha recuperado su vitalidad, cimentada sobre su historia y tradición, pero con una nueva vocación encaminada al arte y la cultura. Durante la época Porfiriana este Pueblo Mágico,  tuvo su momento  de bonanza, siendo un lugar para la extracción de diversos minerales que predominan en las minas hasta nuestros días. Así que si quieres recibir la primavera de la mejor manera posible olvidando el estrés generado por el trabajo o las actividades de la vida cotidiana, el ambiente bohemio y tranquilo que se respira en este pueblo rodeado de leyendas hará que no te quieras ir después de disfrutar un baño de temazcal,  una vez que participes en un ritual con flores, agua y velas en la ex hacienda Cinco Señores, hagas un paseo en bicicleta por la ex hacienda El Triángulo y te relajes en alguno de los hoteles boutique cercanos al centro custodiado por la parroquia de San Pedro Apóstol, amenizado con cafeterías, galerías de arte y restaurantes.

3- Palenque, la entrada al mundo maya

PALENQUEChankah-13 (1)

Un verdadero tesoro maya es la zona arqueológica de Palenque, un espacio rodeado de selva tropical donde abundan cascadas y ríos. Prepárate para descubrir pirámides y estelas mayas abarrotadas con jeroglíficos consideradas Patrimonio Mundial por la Unesco en 1987.  Mientras estés aquí, encuentra excelentes gastronómicas, no te pierdas los tradicionales tamales chiapanecos, el pescado sudado y el salpicón de venado. También estas tierras mayas ofrece hoteles boutique que fusionan la naturaleza salvaje y la sofisticación de lo contemporáneo. Te recomendamos hospedarte en Piedra de Agua, Quinta Cha Nab Nal, la Aldea del Halach Huinic o Chan-Kah, sitios seductores que privilegian el descanso y el contacto con la naturaleza. Recorre los otros sitios emblemáticos como Yaxchilán y Bonampack, y no hay que perder la oportunidad de caminar por el corazón de la Reserva de la Selva Lacandona.

4- Monte Albán, la mejor panorámica de Oaxaca

img_2522monte_albán

Se localiza a escasos 10 kilómetros al oeste de la capital oaxaqueña, sobre un pequeño altiplano en una de las cumbres que dominan el valle a 400 metros de altura. Sin duda, en su apogeo fue un lugar propicio para vigilancia militar. Hay que levantarse temprano para admirar una de las más imponentes zonas arqueológicas del país, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987.  El esplendor de sus construcciones, en especial de la Gran Plaza, una planicie donde puedes girar 360 grados y admirar templos, palacios y juegos de pelota. En la esquina suroeste se encuentra un templo con las famosas lapidas talladas en piedra popularmente llamadas “Los danzantes” y junto a la entrada del sitio se encuentra el museo  que te orientará sobre los tesoros de Monte Albán.  No te pierdas el atardecer desde esta zona que amerita tomarle varias selfies para compartir con tus amigos en la redes sociales una de las ciudades más importantes de Mesoamérica.

(Por Alejandrina Aguirre Arvizu)