A todos nos pasa que en cuanto llega el domingo empezamos a sufrir por la llegada del lunes. Comenzamos a pensar en todos los pendientes que tenemos que hacer y en lo que nos espera de la semana. Algunas  veces es estrés es tan fuerte que se nos olvida disfrutar de un gran día de descanso.

¡Si tú eres de esas personas que por más que quiere no puede despreocuparse y disfrutar los domingos, tienes que leer esta lista! 

1. Decide entre quedarte en casa o salir a pasear: 

Trata  de tener un plan desde antes, verás que si sabes qué es lo que quieres hacer y lo haces, disfrutarás más tu día. Si tu plan es quedarte en casa y ver series, ¡hazlo! Que no te preocupe nada más. Si tienes ganas de ir a un museo o al parque, lleva acabo desde antes las preparaciones para que solo disfrutes el día al máximo.

2. No dejes pendientes para el lunes:

Puede ser muy cansado, pero trata de terminar todo el trabajo entre semana para que el fin de semana no tengas que hacer nada. Si ves que tienes que preparar algo para el lunes hazlo desde antes. De esa manera el domingo no estarás estresado ya que estarás preparado.

3. No te sientas obligado a ir a los planes: 

El domingo es el día de descanso por excelencia, así que disfrútalo. Si tienes la comida familiar o sabes que hay una reunión con los amigos, no te sientas obligado a ir. Tómate este día para hacer lo que tú quieras y nada más.

4. Desconéctate del trabajo:

Así es, no contestes llamadas, no veas tus mails, no veas nada que tenga que ver con el trabajo. Hay veces que vemos el fin de semana que hay un problema en el trabajo, pero son pocas las veces que realmente se puede solucionar. Así que mejor preocúpate por eso el día que te corresponde, el lunes.