¿Te has preguntado la razón por la cual existen personas que tienden a atraernos más que otras, aún cuando físicamente sean más o menos parecidas? Bueno, la respuesta es simple: todo se basa en sus acciones y actitudes hacia los demás y hacia la vida. Existen ocasiones en las que el físico se queda de lado, pues al final el carácter y la personalidad son factores esenciales que llegan a impactar más que un lindo rostro o un impresionante físico.

Si quieres saber que te restaría atractivo ante otros, entonces no dejes de revisar la lista.

Hablar mal de otros

Sin duda no hay nada peor que una persona que habla mal a las espaldas de otros, sobre todo si se habla de personas que parecieran cercanas. Da la impresión de que se trata de una persona poco confiable e hipócrita.

Ser inseguro

Tampoco creemos que ser egocéntrico sea la respuesta pero todo se basa en lograr un equilibrio perfecto en el que reconozcas tus cualidades y talentos, estés seguro de ellos y tu persona, pero sin caer en lo ególatra.

Presumir todo el tiempo

Ya sea que presumas sobre ti, tus bienes o todo aquello que te rodea. Está bien hablar un poco sobre nosotros, lo que nos gusta y lo que hacemos; pero llegar al grado de presumir todo lo que tienes y haces, sólo te convierte en una persona de la que todos van a querer huir.

Siempre estar imitando a otros

Volvemos al punto de la seguridad. Sabemos que todos en algún momento llegamos a imitar a una persona que admiramos y así aprendemos de ella, sin embargo, hacerlo todo el tiempo y sin cuestionar quienes somos y lo que queremos llegar a ser; sólo demuestra falta de seguridad y que aún no te conoces a la perfección, además de que deja en claro que eres alguien que se la vive siguiendo modas, careciendo de una personalidad propia.

Tener actitud negativa

Tenemos muy en cuenta de que la vida está compuesta por situaciones y reacciones tanto como positivas así como negativas y no está mal reconocerlas, lo que sí está mal es que únicamente te estés enfocando en las cosas malas todo el tiempo, al grado de convertirte en una persona sumamente fatalista.

(Por Elizabeth Almazán)

TE PUEDE INTERESAR