El rico sincretismo entre las costumbres prehispánicas y la evangelización hacen del Día de Muertos en el Xantolo, Pátzcuaro,  Huaquechula, Xcaret y San Miguel de Allende, una de las tradiciones más ricas de México.

1.-  Xantolo vive la magia

Una de las festividades más grandes de la Huasteca potosina sin duda alguna es el Xantolo. Esta fiesta representa la conjunción de todo el conglomerado Huasteco, la sagrada reunión entre los vivos y los antepasados. La oportunidad de “hacer un alto en el camino” para que los que murieron tengan la suya para alcanzarlos. Es la unión, tradición, hospitalidad, el ritual y la ceremonia, de las danzas, de la música, de la gastronomía, de los altares adornados con flores de cempasúchil, velas, imágenes, dulces y bebidas. No te lo pierdas.

620x415_0003_xantolo-4418

2.- El día en que los muertos conviven con los vivos en Pátzcuaro

El poblado fue el marco de la obra pacifista y evangelizadora más notable de la Nueva España, emprendida por el obispo don Vasco de Quiroga como lo recuerda su obra principal, la Basílica de Nuestra Señora de la Salud, la imagen tallada por los purépechas elaborada con pasta de caña de maíz del siglo XVI. Su imagen rústica le ha valido el reconocimiento mundial como Patrimonio de la Humanidad. Aparte de sus empinadas calles empedradas y casas coloniales de techumbres de teja y amplios aleros, le acompaña siempre la belleza del lago y la isla de Janitzio símbolo de las fiestas del Día de Muertos.

jaracuaro-michoacan

3.- Huaquechula y sus altares monumentales

La población ubicada entre Atlixco e Izúcar de Matamoros, al suroeste de Puebla es admirable por el convento franciscano de San Martín Huaquechula y los tradicionales altares monumentales que comienzan los preparativos a partir del fallecimiento de una persona; a partir de ese momento los deudos reúnen los objetos. Al paso puedes ver los tres tipos de altares: nuevo, viejo y “anima sola”. Los altares revestidos de satín blanco miden tres metros de altura por tres metros de largo. Cada altar tiene tres pisos que representan la vida en la tierra, la unión de lo terrenal con lo divino, y el tercer nivel es la relación con Dios, la virgen María y los santos.

altares-destacar

4.-Xcaret: Festival de Tradiciones de Vida y Muerte

El culto de los mayas de antaño y los actuales, lo une que la muerte tiene vida.. En la conquista agregaron la conmemoración de Todos los Santos y los Fieles Difuntos, ambas con una larga tradición que se fusionó en la práctica del Hanal Pixán, una de las tradiciones más íntimas de las familias en la Península de Yucatán, que tiene la virtud de congregar a las personas en un ritual hermoso. Dale la bienvenida a los Fieles Difuntos con las actividades que Xcaret ha preparado para ti. Durante todo el festival habrán exposiciones, ofrendas, danzas, recorridos, una misa y conciertos que te regalarán experiencias para celebrar la vida y la muerte entre los mayas.

festival-vida-muerte

5.- San Miguel de Allende y el Festival de la Calaca

La Calaca es un festival anual de arte y cultura en San Miguel de Allende, Guanajuato. Este 2016 ofrece seis días de arte, talleres, conferencias, espectáculos, desfiles y fiestas que honran la vida y la muerte. Vive la fiesta en esa población que recibió el Food and Travel 2014 Reader Awards por consolidarse como el mejor destino turístico del país, que cuenta con edificios conservados que datan de los siglos XVII y XVIII. En 2008, la Unesco nombró a San Miguel de Allende, y el aledaño Santuario de Jesús de Atotonilco, Patrimonio Mundial de la Humanidad.

f3_1164

(Por Alejandrina Aguirre Arvizu)