Si bien, en algunas personas la causa del acné se debe a problemas completamente dermatológicos e incluso hormonales, lo cierto es que en la mayoría de las ocasiones este tipo de problema se debe a las rutinas que llevas a diario, por lo que trata de algo que puede evitarse si se pone atención en ello y se trabaja en llevar los hábitos adecuados.

Así que si te encuentras sufriendo de acné, definitivamente deberías prestar atención a los siguientes puntos:

 

1. No desmaquillarte/ lavarte el rostro antes de dormir

Tanto la tierra que acumulamos durante el día así como las capas de maquillaje (sea poco o mucho), contribuyen a que tus poros se obstruyan ocasionando brotes indeseables, es por ello que resulta completamente esencial eliminar cada particula para ayudar a tu piel a que respire y se repare mientras duermes.

2. Utilizar los productos de belleza equivocados

Cremas, desmaquillantes y maquillajes, ¡todos ellos podrían tener un poco de culpa! , sobre todo si se encuentran alterando tu Ph o simplemente porque resultan en exceso grasosos o pesados para tu tipo de piel. Para evitarlo, procura hacer un análisis de tu rostro, lo que necesita y los tproductos que mejor le van.

3.Beber café en exceso

Pareciera un mito pero la realidad es que la acidez del café podría alterar tu Ph si lo consumes en grandes cantidades, lo que podría ocasionar un descontrol que termine ocasionando imperfecciones en tu piel.

4.Tu celular

Nuestros teléfonos son unos de los objetos que más bacterias acumulan por lo que al utilizarlos (y más si no se han desinfectado o limpiado en mucho tiempo), podría ocasionar imperfecciones. Para evitarlo te recomendamos limpiar frecuentemente tu celular, además de preferir aquellas fundas fáciles de limpiar ya que las que son de tela y vienen en forma de cartera solo tienden a acumular más gérmenes.

5. Te está faltando vitamina D

¡Nada que un pequeño rato en el sol (con la protección debida, desde luego) no pueda arreglar! Lo cierto es que la falta de vitamina D ocasiona que tu sistema inmunológico se debilite, permitiendo que las bacterias invadan tu organismo más fácilmente, y créenos, tu piel también llega a verse afectada.