En toda carrera profesional alguna vez llega el momento de pedir un aumento. Ya sea porque tus responsabilidades han cambiado y aumentado o simplemente porque tu talento lo amerita. Sea cual sea la razón, lo importante es que siempre entables una negociación asertiva que te ayude a conseguirlo.

Pensando en ello te hacemos el listado de las frases que deberías evitar si deseas un resultado positivo:

1.Necesito ganar más 

Desafortunadamente a las empresas no les importa tus asuntos personales. Mejor explica qué es lo que haría que la negociación que estás llevando a cabo sea “win- win” para ambas partes y recalca el tipo de habilidades, estrategias y plusvalia que estás aportando a cambio.

2. En otras empresas ofrecen más dinero por el mismo puesto

Podrías exponerte a que te abran las puertas para que te vayas a esa otra empresa…

3. Mi compañer@ de la misma área gana más 

¡Evita las comparaciones! No hay nada que odie más un jefe que escuchar ese tipo de argumentos. Mejor procura explicar qué hace que tú merezcas ese aumento.

4. No me han subido el sueldo hace tiempo

Aún cuando este es un argumento muy válido, lo cierto es que los aumentos no siempre dependen del tiempo en un lugar, sino de tu desempeño. Mejor enlista todos aquellos logros que has tenido a lo largo del tiempo que has permanecido en la empresa.

5. Si no me dan el aumento, renunciaré

Comprobado, las amenzas no funcionan y hasta suenan prepotentes. Puede ser que seas un excelente miembro del equipo pero amenzar no es la forma de exponer tu punto, además de que corres el riesgo de que “te den las gracias”.

TE PUEDE INTERESAR