Este mes resulta muy significativo para las casas reales europeas. Resulta que 6 de los 10 soberanos reinantes festejan su cumpleaños. Esta obra de la casualidad da lugar a la multiplicación de coloridos festejos que incluyen desfiles militares y eventos culturales.

Debido a la popularidad que gozan los festejados se espera que sus celebraciones generen entusiasmo y alegría, pero en algunos casos estarán envueltas por un ambiente de despedida porque el calendario indica que está llegando el final del reinado.

El protocolo indica que se ofrecerán cenas de gala que invariablemente terminarán con el tradicional brindis para desear salud y larga vida al monarca, a quien sus súbditos consideran figura de unidad y garante de estabilidad.

Felipe de Bélgica

Felipe I de Bélgica cumple 57 años este próximo 15. Atractivo y cordial pero un tanto tímido, forma parte de una nueva generación de reyes que apenas se está asentando en el trono.

En los dos años y meses de su reinado (fue proclamado el 21 de julio de 2013) ha tenido que mediar entre las facciones políticas casi irreconciliables por causas étnicas y hasta se ha puesto al frente del gobierno.

Además, ha tenido que llevar consuelo a sus súbditos, luego de los cruentos atentados terroristas que ocurrieron en meses pasados.

Margarita de Dinamarca

Margarita II de Dinamarca cumple 77 el 16 de abril. Este será su segundo gran festejo, ya que en enero echó la casa por la ventana para festejar sus primeros 35 años en el trono de este pequeño pero inmensamente rico país.

Apasionada por el paisajismo y el diseño de vestuario, actividades que practica desde su juventud, la reina se siente amada por su pueblo pero ya prepara su sucesión. Está segura de que su hijo el príncipe Federico, actualmente de 49 años, tiene la madurez para ostentar la corona.

Enrique de Luxemburgo

El 16 de abril también habrá fiesta en el Gran Ducado de Luxemburgo para festejar a su soberano, quien cumplirá 62 años y lo festejará con una caminata en solitario en un paisaje nevado (probablemente en Suiza).

Enrique tiene mucho que pensar. En principio su sucesión se ve lejana y parece estar asegurada en el príncipe Guillermo, sin embargo, al soberano no deja de preocuparle la tardanza de su primogénito en procrear. El heredero lleva 5 años casado pero se ve cada vez más distante de su esposa, la princesa Estefanía.

Isabel II del Reino Unido

La soberana más longeva del planeta cumplirá 91 años este próximo 21 de abril. Lúcida y con un ritmo de actividades públicas sorprendentes para su edad, la monarca no quiere ningún tipo de celebración que vaya más allá de las protocolarias.

Abdicar no está en sus planes, no es que desconfíe de su primogénito, Carlos de Gales, de 68 años, se aferra a su trono para cumplir el juramento que hizo antes de recibir su corona, “dedicar toda su vida, hasta el último suspiro, a velar por su reino”.

Guillermo Alejandro de Holanda

Su casa real, la de Orange-Nassau, se prepara para agasajarlo por partida doble. Y es que el monarca llega a su primer medio siglo de vida el día 27 y a fines de mes celebra sus primeros cuatro años en el trono.

La verdad es que este periodo ha transcurrido muy apaciblemente. Guillermo Alejandro ha sabido responder a las expectativas de sus súbditos convirtiéndose en un incansable promotor de los Países Bajos en todo el mundo.

Sigue felizmente casado con la reina Máxima, a quien no escatima las muestras de cariño en público. Tal vez lo único que le preocupa son los virulentos ataques que su heredera, Catalina Amalia, ha recibido por estar excedida de peso.

A ese motivo pudiera atribuirse que no habrá pasteles en la celebración en familia de su cumpleaños.

Carlos Gustavo de Suecia

Carlos XVI Gustavo de Suecia festejará sus 71 años de vida el próximo 30 de abril. Muy involucrado en campañas para enfrentar el cambio climático tendrá poco tiempo para festejar.

Sin embargo se dará un espacio para recibir a sus cinco nietos y jugar con ellos en los jardines de su residencia de primavera.

Con 43 años en el trono, Carlos Gustavo es otro de los monarcas que ya piensa en pasar la corona a una nueva generación. Todavía no hay fecha para ese momento, pero no le preocupa porque confía plenamente en que la princesa Victoria, su primogénita, está preparada para asumir la enorme responsabilidad.

(Por Pedro C. Baca)