¿Nunca te ha pasado que estás super emocionada por comprarte tu rímel pero cuando llegas a tu casa y te lo pones tus pestañas se ven igual que siempre y hasta peor porque ahora no solo se ven caídas sino que también con grumos? Pues con estos tips ya no tendrás que pasar por eso, de hecho, te podrás comprar cualquier rímel y tus pestañas siempre se verán increíbles.

  1. En el momento que te estés aplicando el rímel, asegúrate de que le estés dando vueltas al aplicador.
  2. Al mismo tiempo que le estés dando vueltas al aplicador, también vibra un poco tu mano para que no se creen grumos en tus pestañas.
  3. Si eres de esas personas que se terminan manchando el párpado cuando se pone rímel, cubre esa parte del ojo con una cuchara o algún pedacito de papel.
  4. Si tu aplicador de rímel es muy grande para tus pestañas de abajo, usa un aplicador más pequeño. Venden desechables de diferentes tamaños.
  5. Recuerda quitar el exceso de producto de tu aplicador antes de usarlo en tus pestañas.
  6. Cuando termines de pintarte, usa un cepillo desechable de pestañas para quitar algún exceso.

 

TE PUEDE INTERESAR