1. Olvídate del pasado

Si hizo algo y ya lo perdonaste, ¡no lo menciones! así de simple.

2. No dejes discusiones abiertas

Para evitar que el pasado regrese en cada nueva discusión es importante que los pleitos tengan un cierre, que ambos se queden a gusto con la respuesta del otro. Cierra ciclos, no vivas atorada en el pasado.

3. Aceptación

Estar con una persona implica aceptarla cómo es, con sus defectos y cualidades. No pretendas nunca cambiarlo, acéptalo.

4. Identifica el origen

Identifica la verdadera razón de tu enojo y habla con él de las actitudes que te molestan, todo en diálogo, sin gritos.

5. Hazte responsable

Todas las peleas tienen dos lados. Si ya identificaste el origen de tu enojo podrás ver qué parte de esta discusión es tuya y asimilarla. Acepta tus errores y cambia tus actitudes. 

6. Pide perdón y perdona

Si ya hablaron del tema, ahora perdona y si es necesario pide perdón, se necesita saber que se es perdonado para poder comenzar de cero, también tú perdona y no te quedes con rencores.

7. Borrón y cuenta nueva

Después de que existió un perdón sincero, lo único que queda es comenzar a ser feliz. Da lo mejor de ti y no  esperes nada a cambio.

TE PUEDE INTERESAR