¿Qué harías si de pronto descubres que por comer de más has subido unos kilitos? ¿Someterte a una estricta dieta de jugos verdes o consumir sólo un tipo de fruta o comer sólo proteína? Ahora sitúate en el escenario inverso, supón que necesitas ganar peso y lucir más rellenita ¿Qué harías? ¿Entrarle duro a las pastas, carbohidratos y proteínas? En esta disyuntiva se encontraron siete famosos que debieron someterse a un estricto régimen alimenticio para ganar peso e incluso lucir gordos porque así lo exigía el libreto o lo necesitaba el director.

¿No te pica la curiosidad por saber qué comieron estas estrellas para lucir más “llenitas”? Sigue adelante. Seguramente el número siete te sorprenderá.

  1. La dieta Bridget Jones

El régimen de engorda que tuvo que seguir Renée Zellweger para interpretar a la heroína de esta cinta es para muchos la dieta soñada. Su hipercalórica alimentación incluyó dos decenas de donuts al día, hamburguesas (con papas y refresco), mantequilla de maní, batidos, mantequilla y pasta al por mayor.

  1. El régimen de Mark Whitacre

La dieta a la que recurrió Matt Damon para interpretar al famoso soplón en la cinta El informante lo trajo siempre de buen humor porque a todas horas se embutía de hamburguesas, papas, pizza y cerveza. Así que no le costó mucho subir 13 kilos.

  1. Dieta de la Gran Estafa

El régimen que le hizo ganar más de 20 kilos a Christian Bale, pesó más de 100 kilos, demostró no sólo que es un gran actor sino también un excelente transformista. ¿Su secreto? comer a todas horas donas dognuts y hamburguesas con queso, eso sí sin olvidar las papas fritas.

  1. Dieta criminal

El actor australiano Eric Bana tuvo que subir 13 kilos en apenas cuatro semanas por lo que se “atascó” de toda la comida “chatarra” que encontraba a su paso, no faltaron por supuesto las donas, pizzas y hamburguesas. Ah, tampoco hizo ejercicio en esos días.

  1. Dieta del Chapter 27

Este caso ejemplifica los grandes esfuerzos que debe hacer un actor en pos de la fama, no sólo porque Jaret Leto tuvo que subir más de 20 kilos y llegó a más de 95 kilogramos sino porque él era vegetarino y debió incrementar su dosis de calorías. El menú diario: un litro de helado mezclado con salsa de soya, cerveza, refresco de cola, pizza y aceite de oliva.

  1. Las dietas de Hardy

Si alguien es casi un mago para ganar peso es Tom Hardy, su gracia no sólo reside en esto, además posee el encanto de aumentar kilos en masa muscular y lucir muy tonificado. En la película Bronson utilizó el arroz y el pollo como la base de su alimentación y por supuesto agregó helado, dulces, refrescos y pizzas y ejercios para marcar sus músculos. Ya con experiencia en subir de peso utilizó la misma técnica para la cinta La última pelea pero aquí sí practicó diversas artes marciales, controló la comida chatarra, subió la dosis de pollo y brócoli además de comer cinco veces al día. Finalmente para estelarizar al malvado en la película El caballero oscuro: la leyenda renace, agregó a todo lo anterior un programa de ejercicios llamado 5×5 así como yoga y pilates.

  1. Régimen de Etta James

Para encarnar a esta cantante, en la cinta Cadillac Records, la actriz e intérprete Beyoncé tuvo que subir 10 kilos ¿cómo le hizo? Entrándole con fuerza al pollo frito, pescado frito, dulces, papas fritas y otro tipo de comida no tan saludable. Incluso confesó la cantante que hasta le aparecieron algunas huellas de celulitis. Todo sea por conquistar la fama

(Por A.C)