1. No entender tu negocio 

Si decides empezar un negocio tienes que saber muy bien cuál es su fin, para quién va dirigido, cuál es tu competencia. Si no dominas de abajo para arriba tu negocio, éste nunca funcionará.

2. No conocer a tus clientes

Es muy importante entender a la perfección a tu cliente o mercado, saber qué le gusta, qué le disgusta… Conocer a tus clientes es pensar igual que ellos y hasta convertirte en uno de ellos.

3. Casarte con una sola idea y no ser flexible

Si quieres que tu negocio prospere debes tener la mente abierta a soluciones diferentes a las que tú esperabas, no siempre va a salir todo como esperabas, no seas egoísta y comparte tu gran idea con otros y aliméntate también de las de ellos, no te cierres a una sola idea, encontrarás mejores si la sumas con diversas opiniones.

4. Menospreciar el entorno

Pensar que lo que sucede a tu alrededor o a tu competencia no puede afectarle a tu empresa es sinónimo de un fracaso directo, debes de mantenerte siempre cercana a tu industria y sus alrededores.

5. No ejecutar ni solucionar rápidamente

Si ya decidiste empezar tu negocio probablemente sea porque tienes muy buenas ideas y grandes expectativas, ahora concrétalas y ejecútalas.

6. No priorizar

Haz una lista de todo lo que debes hacer paso a paso y velo sacando, prioriza las situaciones no quieras hacer todo al mismo tiempo, sino no lograras concretar nada.

7. Olvidar los ingresos

Es normal que al comenzar una empresa o negocio no haya ingresos y todo sea una inversión, ponte una fecha límite en la cual empezarás a generar ingresos, sino dejarás que por mucho tiempo sean números rojos.

(Lety Casarín)

TE PUEDE INTERESAR