• Pequeños cambios en tu rutina de trabajo harán la diferencia en la salud.

Checa esta situación: tuviste que levantarte muy temprano para ir a trabajar, apenas te dio tiempo de un duchazo, comiste algo rápido para no salir con el estómago vacío y la caminata hacia el transporte público o peor, los pasos hasta tu coche, fueron el único ejercicio que pudiste hacer en la mañana. Si trabajas en una oficina, llegas y acaso te levantas de tu silla para prepararte un café o ir al baño. Así hasta la hora del almuerzo. Vas hacia un restaurante cercano, comes, regresas a tu lugar de nuevo (quizá con un postre en la bolsa) y pasas otras horas en tu oficina.

¿Te suena familiar la situación?

Algo semejante lo viven millones de personas en México. Y no te salvas si eres uno de quienes trabajan desde casa, en pantuflas, pues el home office puede ser aún peor porque pasas más tiempo sin moverte demasiado: tu ejercicio podría reducirse a los pasos que hay entre el baño, la cocina y de ahí de nuevo a tu escritorio.

Hay estudios de organismos de salud internacionales que advierten sobre el efecto que la tecnología tiene en nuestra vida. La hace más fácil y cómoda, sí, pero eso implica que nos movemos menos. Una universidad estadounidense, Ball State, dice que los adultos actuales son mucho más sedentarios que antes, el 70% del tiempo que pasamos despiertos estamos quietos. En otras palabras: muchas actividades productivas modernas las hacemos sentados.

Y no creas que solucionas el problema si vas una hora en la noche al gym, debido a que las otras 23 horas las pasas sentado o dormido en la cama. Hay que cambiar los hábitos. Aquí te pasamos unos muy buenos consejos que te ayudarán, de manera muy práctica y fácil, a combatir los problemas del sedentarismo.

vaso-de-agua

  1. Dos o tres, cada hora.

Empieza a obligarte, con cualquier pretexto, a levantarte dos o tres minutos cada hora. Ve por un vaso de agua, lávate la cara en el baño o simplemente párate y observa cómo luce la calle.

b_29_214

  1. Olvídate del conmutador.

La costumbre de llamarle a los colegas a su extensión telefónica está muy arraigada. Se ahorra tiempo, dirás. Pero mejor levántate y dile lo que quieres de frente, cara a cara. No necesariamente harás la gran charla, sólo dices lo que quieres y ya, te vuelves a tu sitio.

Upgrade-Check-10-Signs-that-it-is-Time-for-a-New-Computer-photo4

  1. Aprovecha la intimidad.

Si trabajas desde casa, puedes levantarte igual cada hora y hacer ejercicios que no podrías hacer rodeado de compañeros criticones y metiches. En tu casa puedes estirarte, flexionarte, hacer sentadillas, lo que quieras.

Germany, Bavaria, Munich, Woman working with digital tablet and talking on phone

  1. Aprovecha la llamada.

¿Cuántas veces hablas por celular mientras estás trabajando? Varias. Aprovecha esos minutos y da vueltas alrededor de tu escritorio, camina por los pasillos o por donde puedas. Hazlo de pie, no en tu lugar frente a la computadora.

Curving staircase in home

  1. Un aliado: escaleras.

Si bien es conveniente usarlas para subir unos pisos cada que podamos, es mejor aún bajarlas, usas más músculos en ese proceso. No sugerimos que te agotes y que escales hasta el piso 10, pero si puedes evitar el elevador dos o tres pisos, harás un estupendo cardio.

sendero-su

  1. Camina, punto.

Está demostrado que esta simple actividad, realizada a diario durante una hora, ayuda a reducir peso y equilibra muchos de los signos vitales. No es obligatorio que seas un runner que sudas a mares. Con caminar a buen paso un rato tendrás una gran recompensa.

Como-elegir-una-silla-para-escritorio-2

  1. Desde tu lugar, con discreción.

Si de plano no puedes levantarte de tu silla por un buen rato, eso no te impedirá que muevas constantemente y con discreción tus piernas, que alces y bajes los brazos y que hagas leves repeticiones de muñecas o del cuello, arriba abajo y de izquierda a derecha. Moverás los músculos y te relajarás.

 

(Por JR)

 

 

TE PUEDE INTERESAR