Yoga es una antigua tradición que se originó en la india, cuyo significado proviene del sánscrito y significa unidad, lo cuál simboliza el equilibro y fusión de cuerpo y mente al momento de practicarla. Hacer yoga, es una actividad que involucra gran cantidad de fortaleza física, mental y espiritual; además de que contribuye a la salud y bienestar integral de nuestro ser.

Si aún no has probado esta práctica, te presentamos algunos de los muchos beneficios que puedes conseguir si te animas a incluirla en tu estilo de vida.

 

1. Mejora tu condición física

Hacer yoga no solo te pone en movimiento, sino que también, cada posición requiere de fuerza y equilibrio, por lo que ayuda a que tu cuerpo se tonifique, fortalezca y gane flexibilidad.

2. Aumenta tu energía

Al mantenerte en movimiento y al despertar tu conciencia en diferentes áreas, ayuda a que tu energía suba y te mantenga alerta en diferentes momentos y ámbitos de tu vida.

3. Te permite perder peso

Al estar en movimiento continuo y generando fuerza para sostenerte en cada postura, hacer yoga te permite que con el paso del tiempo, logres quemar calorías y ganes mayor músculo.

 

 

4. Mejora tu postura y amplia tu flexibilidad

Gracias a su posiciones, practicar yoga te ayuda a estar más consciente de tu cuerpo pues trabajas cada uno de tus músculos, lo que promueve que busques posiciones que te produzcan alivio, consiguiendo mejorar tu postura y flexibilidad en pro de una mejora física integral.

5. Promueve la concentración

Las posiciones de yoga impulsan la concentración y el equilibrio para lograr cada movimiento, cualidades que no sólo se verán reflejadas la momento de realizar la actividad, sino que también se reflejarán en otras áreas de tu vida.

6. Alivia la tensión

Practicar yoga te ayuda a relajarte, sentirte feliz y liberado; lo cuál disminuye el estrés y la tensión, haciéndote sentir con mayor soltura y paz gracias a su técnica de meditación.

7. Manejar emociones

Yoga no sólo es un excelente ejercicio, sino que también es una forma de meditación, lo cuál nos ayuda a tener mayor conciencia de nuestro ser y nuestras emociones, beneficiando la forma en la que nos manejamos y controlamos, pues cuanto más conscientes seamos, más fácil nos resultará liberarnos de emociones dañinas.

 

(Por Elizabeth Almazán)