Los berrinches son más usuales en el segundo y tercer año de edad (‘los terribles dos’). La manera en que el padre enseña a controlar el enojo en sus hijos es prácticamente la manera en que estos niños manejarán la ira en su vida adulta. Te compartimos algunos consejos que te ayudarán a manejar esta situación:

1. Verbaliza el enojo

Hacer que el niño explique el por qué de su enojo.

2. Fija límites 

El niño tiene que tener consecuencias apropiadas a sus acciones.

3. No brindar lo que está exigiendo

Si consigue lo que quiere mediante un berrinche, se dará cuenta que tiene consecuencias positivas por una acción negativa.

4. Límites 

Debes de poner límites justos, reales y necesarios en el actuar del niño.

5. Firmeza

Mantente firme en los límites fijados. Es muy importante que el niño sepa que no hay excepciones a la regla.

6. Recompensa 

Recompensa siempre el buen comportamiento.

7. Reconocer los sentimientos del niño

Trata de reconocer lo que el niño está sintiendo y busca maneras para desviar la atención como: ‘Entiendo que estás enojado’ ‘vamos a contar hasta diez’

(Por Psicóloga Roxana Ruiz)