Tu mejor amigo cuadrúpedo lleva mucho tiempo contigo y quisieras que así sigan por siempre, pero como los humanos nuestras mascotas también envejecen y debes prepararte para esa etapa y no sufrirla.

Primero debes saber que a un perro se le considera adulto mayor después de los 7 años de vida y anciano cuando pasa de diez. Sin embargo, es prudente aclarar que no todas las razas envejecen igual y al mismo ritmo.

Es en este último momento sigue completamente sano pero te darás cuenta de que ya no corre con tanto vigor, duerme más y no te insiste tanto en que lo saques a pasear.

¿Cómo acompañarlo en esa etapa? Criadores y veterinarios consultados por Revista Actual hacen las siguientes recomendaciones.

1.- Paciencia, Cariño y Respeto

No porque tu perro ya no haga las mismas proezas que antes, ni sea tan gracioso o tan sociable pasa a ser un mueble inservible. Simplemente requiere de tus mimos, paciencia (probablemente debas renunciar a correr cuando salen a pasear) y respeto para su momentos de descanso.

2.- Cuida su territorio

Si tienes un amigo cuadrúpedo entre siete y diez años, bien podrías adoptar otra mascota para que le haga compañía. Pero, si tu perro ya está anciano debes entender que un nuevo habitante en casa podría causarle mucho estrés.

3.- Rutina alegre

Una caminata tranquila de 20 minutos por día y realizar juegos que a él le gusten, como perseguir un objeto a corta distancia,  lo mantendrán en forma y a ti te servirán para complementar tu rutina deportiva.

 

 

4.- Chequeos médicos

En este momento de su vida son más importantes las citas frecuentes con el veterinario. Con ellas pueden detectarse signos tempranos de deterioro y aplicar tratamiento preventivos, cuando sea posible.

5.- Buena alimentación

Los perros ancianos tienen requerimientos nutricionales específicos, o de plano una dieta especial para sobrellevar achaques. Consulta con tu veterinario cuál es el alimento adecuado para tu amigo.

6.- Presupuesto especial

Debes considerar un incremento considerable en los gastos de manutención de tu animalito de compañía. Para que no te tome por sorpresa incorpora una partida a tu presupuesto mensual.

7.- Disfrútalo al máximo

La vejez no es una enfermedad, sino una etapa de vida. Así que no dejes de convivir con tu mejor amigo, no tardarás en darte cuenta de que es una experiencia que te hace más humana.

(Por Pedro C. Baca)