¿Te ha pasado que por más que limpias sientes que tu casa, y sobre todo tu armario, nunca están en su lugar? Si es así, posiblemente lo que necesitas es probar el famoso método KonMari que se ha convertido en tendencia. Su creadora, Marie Kondo lo explica a la perfección en su libro “La magia del orden”, en el cual describe los pasos necesarios, que aunque parecieran sencillos e incluso un tanto obvios, no siempre los ponemos en práctica.

Si tu idea es tener un clóset como el de Carrie Bradshaw o Blair Waldorf  y hacer lucir tu hogar como si se tratara de un espacio salido de una revista, entonces empieza a poner en práctica las siguientes recomendaciones que Marie te comparte:

1.- Ordena tus casa por categorías, no por espacios.

Usualmente empezamos con un cuarto y cuando terminamos pasamos al siguiente, pero Marie recomienda empezar por categorías, por ejemplo: ordenar los clósets de blancos de cada habitación, tirar todos los papeles y recibos viejos que tienes guardados en cada rincón, etc.

3.- Prescinde lo que no se usa

Ropa, muebles, libros etc. Recuerda que de nada sirve tener muchas cosas, si jamás haces uso de ellas. Sólo abarcan espacio y saturan tu hogar.

2.- Guarda únicamente aquello que te transmita emociones de alegría.

A veces guardamos por guardar. Evita conservar aquello que bien sabes que está de más y procura conservar sólo lo necesario o que tiene extremo valor sentimental.

4.- Despídete de cada cosa que deshechas“con gratitud por su servicio dado”.

Pareciera algo tonto al tratarse de “simples objetos”, pero agradecer lo que tienes atraerá más cosas nuevas a tu vida.

5.- Ordena de forma correcta y efectiva una sola vez y permanecerá siempre ordenado. 

Marie cree en la idea de que es posible mantener un orden perfecto si continuas siguiendo las reglas en cada espacio, que estableciste al momento de ordenar por primera vez.

6.- Crea una rutina de limpieza.

Convierte la limpieza en una tarea cotidiana y no en algo que se hace cada vez al mes.

7.- Comenzar a ordenar las cosas más fáciles.

Así evitarás sentir que es muy difícil o fastidioso.