Malas noticias desde la Corte del Crisantemo, Aiko, la única hija de los príncipes herederos Naruhito y Masako, lleva un mes sin asistir a la escuela debido a un «cuadro de agotamiento crónico y falta de ánimo producto del estrés al que ha estado sometida». La información fue confirmada por la Casa Imperial Japonesa al hacerse notorias las ausencias de la chica, próxima a celebrar su cumpleaños número 15.

ac47199332deedc614d5f59d4d5fe06b

Con sus padres, los próximos emperadores japoneses, y la mascota de la familia.

Aiko, cuyo nombre significa «Niña del amor», nació en un hogar lleno del cariño que se profesan sus padres, pero frío y lúgubre, tanto por las constantes crisis depresivas de su madre, atormentada por no haber gestado un heredero varón, como por el rígido protocolo de la Casa Imperial que relega a las mujeres, a tal grado que la joven princesa nunca llegará a ser emperatriz. El derecho de sucesión está reservado para los varones de la familia.

2007-11-16-a

De la mano de su mamá, cuando Aiko tenía 10 años sentía pavor a ir a la escuela.

Ésta no es la primera vez en la que Aiko enfrenta dificultades en su vida académica. Cuando tenía diez años de edad, experimentó problemas de adaptación y tuvo que asistir al colegio acompañada por su madre para lidiar con el trato de sus compañeros. Entonces abundaron las críticas para la princesa Masako por considerar que su sobreprotección acobardaría a su hija.

This handout picture taken by Imperial Household Agency on N

La princesa Aiko en la foto oficial para celebrar su cumpleaños número 14, en diciembre pasado.

En cuanto a su estado actual de salud, la prensa japonesa informa que la princesa mejora “poco a poco”, pero sigue sin apetito y no puede mantenerse de pie por más de 10 minutos. Por el momento, ocupa el tiempo libre leyendo libros, escuchando música y no hace mucho se le vio pasear por el jardín del Palacio Imperial.

Su última aparición pública ocurrió en septiembre pasado.

Su última aparición pública ocurrió en septiembre pasado. Se le notaba seria y ausente.

Las autoridades japonesas se han limitado a decir que la chica muestra ganas de volver a la escuela y reencontrarse con sus compañeros, pero advierten que “la recuperación podría tomar más tiempo”.

(Por Pedro C. Baca)