Tener ciertos alimentos básicos en la despensa permite improvisar un menú equilibrado cuando se dispone de poco tiempo o se acaba de regresar del trabajo.

Los expertos de la Federación Mexicana de Diabetes te proponen los básicos de la alacena con el fin de cuidar tu nutrición.

Las verduras y frutas crudas son básicas, aunque en una urgencia una bolsa de legumbres congeladas puede funcionar. En cuanto las frutas, elige siempre las que resistan más el paso del tiempo, como las manzanas, peras y uvas.

Las uvas son muy recomendadas

El queso, el yogur y el requesón son una buena fuente de calcio, carbohidratos, proteína y grasas; si los haces acompañar de una ensalada ya te ganaste una cena muy completa.

Como todos los apresurados saben, el atún en agua es una gran opción y desde luego es un ingrediente muy versátil además de una de las fuentes de proteína más importantes en una dieta equilibrada. Puedes prepararte un atún a la mexicana, tostadas de atún, atún con legumbres y mayonesa… ¡todo funciona perfecto!

El atún sellado es delicioso

Algún cereal integral, como las pastas de grano entero, el arroz  o los panes integrales son otros imprescindibles en una alacena que se precie de variada.

Tortillas de maíz o de nopal, tostadas horneadas o pan de caja integral bajo en calorías son fuente de fibra para la buena digestión y acompañantes suculentos de tus comidas con aportes de energía bajos.

Las verduras enlatadas pueden ser opción, pero contienen cantidades de sodio (precursor de la presión alta). Una recomendación es lavarlas bien para quitarles el exceso de sal.

Los frutos secos cuidan al corazón.

Por último, no olvides los protectores del corazón: las nueces, almendras, cacahuates y aceite de oliva. Escoge cuáles de estas opciones te vienen mejor, trata de combinarlas y tendrás un abanico sano y delicioso de alimentación.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu