Bella y entera se mostró Angélica Rivera en su primera aparición en público luego de su divorcio del expresidente Enrique Peña Nieto.

La ex primera dama de México se hizo presente en los funerales de su abuelo materno, Mario Vargas Castelazo, quien falleció de causas naturales a los 98 años de edad.

A pesar del momento doloroso, Angélica Rivera se mostró en todo momento serena, concentrada y amable al momento de ser abordada por JDS, a la que declaró en exclusiva ser una mujer muy apegada a su familia.

«En tus seres queridos encuentras el apoyo y el cobijo para superar malos momentos» expresó a su salida del Panteón Francés.

Con gran entereza pero a la vez triste por su pérdida, la ex de Peña Nieto se mostró agradecida por la muestras de cariño recibidas.

“Gracias por acompañarnos y despedir a mi abuelo de manera tan linda”, comentó.

“Nos queda el consuelo de que se fue contento, en paz, se despidió de toda la familia y simplemente se quedó dormido”, abundó Rivera, quien estaba en Boston cuando se enteró del deceso.

La vida sigue

En su entrevista con JDS, la actriz ,recordada por su trabajo en producciones tan exitosas como La dueña y Destilando amor, confirmó su deseo de volver a la pantalla chica.

“Quiero regresar a trabajar y tengo proyectos muy interesantes de los que hablaré a medida que se concreten», aseguró Angélica.

Al mismo tiempo se declaró muy ilusionada con la sola posibilidad de trabajar al lado de su hija y colega Sofía Castro.

Momento de reconstruirse

En cuanto a su situación personal luego de su divorcio, «La Gaviota» no eludió el tema.

Reiteró solamente que el inmenso amor de familiares y amigos le está permitiendo reconstruirse sin autocompadecerse, ni generar lástima.

Antes de despedirse confirmó que está preparando un libro en el que contará su vida y trayectoria.

«Son unas memorias de todo lo precioso que me ha tocado vivir», apuntó.

Por Pedro C. Baca

Foto PhotoAMC