Bien dicen por ahí que lo que mal comienza mal acaba. Eso es lo que parece sucederles a la siempre guapa Angelina Jolie y su todavía marido Brad Pitt quienes llevan dos años de infructuosas negociaciones para divorciarse.

Se supo que quieren dar por terminado, de manera civilizada, el que alguna vez fue el matrimonio más admirado de Hollywood, no sólo por el atractivo físico de los los cónyuges, sino por la extensa familia que habían formado.

El pleito se centra en la tutela de los seis hijos de ambos, tres biológicos y tres adoptivos. Brad exige compartirla, pero Angelina insiste en tenerla en exclusiva. Actualmente los niños viven con su mamá y hasta donde se sabe tienen un hogar armonioso.

Durante el penoso proceso de separación Brad fue acusado por la prensa de dar malos tratos a sus hijos, pero hasta donde se sabe fue un infundio. ¿Qué pasará con su demanda de custodia? Se espera que un juez se pronuncie sobre el caso antes de fin de año.

Estos famosos se hicieron pareja en 2005 durante el rodaje de la película Mr. & Ms. Smith, en ese momento Pitt estaba casado con Jennifer Aniston, así que Jolie fue tachada de “rompehogares”.

Poco después de que el entonces hombre más deseado de Hollywood dejó su primer hogar conyugal se fue a vivir con Angelina y comenzaron una relación muy sólida. Tan es así que en 2014 decidieron formalizarla con una boda de ensueño.

El amor acabó en 2016 cuando Angelina tomó a sus hijos y se fue a vivir aparte. El proceso de divorcio arrancó poco después.

Por Pedro C. Baca

Foto AFP