De la mano de la experta en relaciones Valeria Schapira y Match.com, te contamos algunos detalles sobre la forma en la que influye en nuestra relación.

 

Los besos constituyen un lenguaje en sí mismo y según la Dra. Helen Fisher, antropóloga biológica, un mecanismo de evaluación del compañero. Un buen beso puede ser el prólogo de un romance y un mal beso, el beso de la muerte.

Cuando besamos, se desata una catarata de reacciones químicas en nuestro cuerpo. Fisher sostiene que en la saliva se presentan cantidad de hormonas – entre ellas, la testosterona – que pueden servir a diferentes propósitos románticos.

 

 

“Existe evidencia de que a los hombres les gustan los besos con la boca más abierta lo que sugiere que de manera inconsciente están intentando transferir testosterona a la mujer para disparar su deseo sexual” – asegura.

 

Un estudio de la Universidad de Oxford demostró que las mujeres le otorgan más importancia al beso en las relaciones que los varones.

 

Foto: Brooke Cagle

 

Otro reciente estudio, en este caso del portal Match.com, reveló que el 46 % de los usuarios del sitio tuvo su primer beso entre los 12 y 14 años; el 28% entre los 14 y los 16, el 16 % entre los 16 y los 18 años, mientras que el 10% registra que fue después de los 18 años. 

Según el lenguaje gestual, cada beso connota algo diferente:

  • En los labios: suele ser el beso de la pareja o de los amantes. El beso largo – con lengua incluida –  es el más sensual y suele ser la antesala del sexo. El beso cerca de la comisura es una insinuación erótica, al igual que en áreas erógenas como el lóbulo de la oreja o la nuca.
  • En la mejilla: es el saludo más común en América Latina; suele no tener demasiadas segundas lecturas, pero es importante conocer el contexto cultural antes de darlo en otras regiones.
  • En la mano: es un símbolo de respeto y de galantería. Una práctica casi en desuso, salvo en cuestiones de protocolo.
  • En la nariz: puede ser un indicador de romanticismo, pero ¡cuidado con esto!  también de celos.
  • En la frente: habla de protección y cuidado. Se trata una acción casi paternal, una muestra de afecto entrañable.  Connotaciones similares posee el beso en los párpados.

De acuerdo con el estudio Solteros en América, realizado por Match.com entre más de 5000 norteamericanos, un 25 % de los entrevistados aseguró que besar mal arruina el sexo. Para un 23, 5 % de los encuestados, no besar también arruina el encuentro sexual.

¿Sabías que una de cada cuatro personas ha terminado una relación porque su pareja no besaba bien?

 

Por Valeria Schapira

Experta en relaciones para Match.com