Sin duda, los últimos meses han estado marcados por el cambio y nuevas sorpresas para Meghan Markle, y su próximo cumpleaños no será la excepción. Según fuentes cercananas a la feliz pareja, el cumpleaños no. 37º, próximo a llevarse a cabo el 4 de agosto, definitivamente será algo muy diferente al festejo del año pasado en el que la pareja disfrutó de un romántico y tranquilo Safari (un momento que en ese entonces fungió como un tranquilo escape, mismo que hoy en día probablemente no se prepetirá de la misma manera.

 

 

Pero este año parece que será en extremo contrastante, pues todo indica que el próximo cumpleaños de Meghan lo pasarán en la boda de Charlie van Straubenzee con Daisy Jenks, en la cual el príncipe Harry fungirá como padrino de la boda debido a que se trata de uno de sus amigos más cercanos. Lo triste será que según algunos informes y el protocolo real, Meghan no podrá ni siquiera sentarse a lado de su esposo durante la ceremonia religiosa, por lo que esta se tratará de una celebraión por completamente.

Como dato curioso, hemos de decir que el día de nacimiento de  la Duquesa de Suxxex, cae en un día muy especial, pues su cumpleaños coincide con el de la fallecida Reina Madre, que el próximo 4 de agosto estaría cumpliendo 118 años.

Pero no hay razón para preocuparse, pues a pesar de que Meghan no estará festejando publicamente y en la forma en la que suele acostumbrarlo, la fecha no pasará para nada inadvertida en la Casa Real, por lo que se le estará festejando de manera privada y muy al estilo Kesington royal.