Tal como se esperaba Archie Harrison, el Royal Baby hijo de Enrique y Meghan, fue bautizado con toda discreción en una ceremonia muy íntima

El bautizo se desarrolló el sábado 6 de junio en  una discreta ceremonia privada en la capilla del Castillo de Windsor y a la que sólo fueron invitadas unas 25 personas.

Parece ser que el número seis será el de la suerte para el Royal Baby porque no hay que olvidar que nació un 6 de mayo.

El primer hijo de la pareja real y séptimo en el orden de sucesión al trono británico, llevaba una réplica hecha a mano del vestido de bautizo real, creado inicialmente en 1841 para el bautismo de la reina Victoria.

La réplica la llevaron los bebés reales en sus bautizos los últimos 178 años.

Siguiendo la tradición, Archie Harrison Mountbatten Windsor fue bautizado por el obispo de Canterbury con agua del río Jordán donde se cree que se realizó el bautismo de Jesús.

AFP PHOTO / SUSSEXROYAL / CHRIS ALLERTON

Fotografía oficial

El duque y la duquesa de Sussex publicaron dos fotos oficiales en redes sociales, que son las primeras en las que se ve con claridad el rostro de su primogénito.

En una de las imágenes aparecen rodeados de sus parientes más cercanos: la madre de Meghan, Doria Ragland; el hermano de Enrique, Guillermo, y su esposa Catalina; el padre de ambos, el príncipe Carlos, y su esposa Camila

Asistieron también las hermanas de la princesa Diana, madre de Guillermo y Enrique. Hubo varias ausencias, sin duda la más notable fue la bisabuela que tuvo que atender asuntos previamente agendados.

Las fotografías fueron tomadas por el fotógrafo Chris Allerton, especializado en moda y retratos y quien ya había inmortalizado a la pareja en su casamiento y con su bebé después del nacimiento.

Como estaba previsto, los nombres del padrino y la madrina de Archie no fueron divulgados por lo que siguen las especulaciones sobre la identidad de sus nuevos parientes.

Con información de AFP