• Años de experiencia en la mejora ambiental

Los habitantes de Berlín cuentan que hace 20 años la urbe olía a carbón. El material fue la base de la calefacción doméstica y de la industria de Alemania oriental que rodeaba la ciudad. Hoy la capital germana ya no huele a carbón, ni siquiera en invierno. La calidad del aire ha mejorado radicalmente.

Desde hace algunos años, Berlín introdujo el uso de calcomanías de diversos colores para limitar la circulación de vehículos en el centro, dónde no es necesario que abordes un automóvil pues la red de transporte está súper bien estructurada. Cada día, los autobuses y trenes transportan a sus habitantes de forma ecológica.

El lado verde de Berlín se deja ver allí donde uno menos lo espera. Puedes caminar por los jardines, sentarte tranquilamente bajo la sombra de un árbol o montar en bicicleta para sumarte a algún tour que te permite encontrar oasis verdes en el corazón de la ciudad para luego abordar un barco propulsado a energía solar en el canal Landwehr.

Standard-Room-View-of-Radisson-Blu-Berlin-Hotel

Por ejemplo, el Radisson Blue Hotel cuenta con el mayor acuario cilíndrico del mundo. Es una inmensa mole de más de 25 metros de altura con un millón de litros de agua salada ubicada en el vestíbulo donde nadan a sus anchas 2,500 peces. Un ascensor transparente recorre el interior de la estructura cilíndrica, para disfrutarlo mientras subes a la habitación en el primer bio hotel certificado de Berlín, que ahorra energía, sirve comida ecológica y usa detergentes biodegradables.

Al paso encontrarás peluquerías ecológicas que emplean tintes capilares 100% vegetales. Aunque la ciudad obliga a llevar un ritmo de vida muy rápido, en Berlín también puedes comer de forma saludable. Un ejemplo de ello son los puestos de comida  en los que puedes pedir una ración de papas ecológicas y también las afamadas Currywurst (salchicha con salsa catsup) con carne procedente de granjas respetuosas con los animales y con el medioambiente.

10624668_511926845610928_7334388293440301872_n

Y hablando de ropa: Berlín es la capital de la moda verde. Al recorrer sus calles encontrarás diferentes tiendas que venden prendas ecológicas y en verano, podrás asistir a la edición Berlin Fashion Week, a la Feria Internacional de la Moda Verde, al Ethical Fashion Show, todos presentan sus colecciones con tejidos reciclados, vestidos de fibra de alga, jeans fabricados con botellas de plástico combinado con maquillaje respetuoso del medio ambiente.

VERDE

 

Bici

tempelhof_2

Por último, no te pierdas, el zoológico en el legendario Tiergarten es un verdadero imperdible, sobre todo si se viajas con niños y camina por el antiguo aeropuerto de Tempelhof, reconvertido en uno de los parques públicos más grandes de Berlín.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu