¡Un rostro cansado se nota hasta de lejos! Si has tenido una semana pesada, llena de trabajo y desvelos o simplemente quieres consentirte, la siguiente rutina te vendrá de maravilla.

Exfolia

Elimina las células muertas de tu piel dándole una exfoliación ligera. Puedes aplicar alguno que hayas comprado o fabricarlo en casa con un poco de miel, azucar y aceite de olivo.

Nutre

Dale una carga de nutrientes que brinden luminosidad a tu piel con una mascarilla. Procura que la mezcla que apliques sea rica en vitaminas A,C y E. Si te es posible, incluye una formula a base de colágeno y ácido hialurónico.

Humecta

Recuerda aplicar un serum y crema humectante después de finalizar los anteriores pasos. Le dará elasticidad y firmeza a tu rostro.

 

TE PUEDE INTERESAR