Brad Pitt debe estar pensando que hacer el bien sin mirar a quién tiene sus inconvenientes. Sobre todo cuando puede costarle ir a la cárcel por algo así como estafa.

El ex de Angelina Jolie corre el riesgo de encarar una demanda judicial. Eso se debe a la mala calidad de las viviendas que otorgó su Fundación, Make it Right, a los afectados del huracán Katrina en 2005.

Las casas en cuestión fueron edificadas en los suburbios pobres de Nueva Orléans y su entrega correspondió a un donativo simbólico de cada familia que recibió una.

Pero ahora los beneficiarios se sienten estafados y amenazan con ir tras Brad Pitt.

Según Ron Austin, abogado de los beneficiarios, los inmuebles se han deteriorado gravemente debido a los pésimos materiales con que fueron construidos. Voceros de la Fundación han prometido arreglarlas pero, según Austin, no han cumplido, por lo que los afectados planean acciones legales.

Hasta ahora la Fundación ha reiterado su compromiso con el bienestar de las personas que ha ayudado, a las que no ha dejado de advertir que es su responsabilidad cuidar de su patrimonio una vez que se les entregó.

Brad Pitt se ha mantenido en silencio.

Por Pedro C. Baca