El gobierno mexicano reclamó a la firma de moda el apropiarse de bordados y diseños pertenecientes a grupos indígenas.

Tras dar a conocer la colección Resort 2020, la firma de moda Carolina Herrera se vio envuelta en la polémica, pues esta incluye diseños y bordados de Tenango de Doria, en Hidalgo, y Tehuantepec, en Oaxaca, así como de los típicos sarapes de Saltillo, Coahuila.

Trascendió que Wes Gordon, director creativo de la firma, recientemente había realizado un viaje a México y dijo estar  «fascinado por su belleza».

View this post on Instagram

LATIN HOLIDAY Sunrise in Tulum The light of Lima Strolls in Mexico City The waves of José Ignacio Dancing in Buenos Aires The colors of Cartagena The Carolina Herrera Resort 2020 collection takes on the playful and colorful mood of a Latin holiday. Inspired by the House spirit of alegria de vivir that is synonymous with the resort season, this collection is about visceral reactions of delight—eclectic patterns, unexpected silhouettes, pulsating energy. This is my favorite collection that I have ever been a part of and I am so grateful to my amazing design team and the brilliant patternmakers and seamstresses who tirelessly brought it to life. And an especially huge thank you to the genius that is @tabithasimmons. These are just a few of the gorgeous images by @dariocatellani. Go to vogue.com to see the rest ❤️💙💚🧡💛

A post shared by W E S G O R D O N (@wesgordon) on

Alejandra Frausto, Secretaria de Cultura de México, escribió una carta a Carolina Herrera reclamándole el uso de estos diseños sin ningún beneficio para las comunidades indígenas.

«Se trata de un principio de consideración ética que nos obliga a hacer un llamado de atención y poner en la mesa de desarrollo sostenible de la ONU un tema impostergable: promover la inclusión y hacer visibles a los invisibles”, concluyó Frausto.

Además el senador Ricardo Monreal, junto con la cantante de música tradicional mexicana Susana Harp (hoy presidenta  de la Comisión de Cultura del Senado) anunciaron que demandarán a Carolina Herrera, por plagio a las culturas indígenas.

En respuesta, la firma de moda señaló que la colección es un homenaje “al maravilloso y diverso trabajo artesanal y textil mexicano”.

Algunas muestras de solidaridad a la firma afirmaron que la industria de la moda se fundó inspirada siempre en culturas, diseños, modelos, etc. Basta recordar las colecciones influenciadas por la tauromaquia de Moschino, Gaultier o Lacroix.

En respuesta a la polémica Steve Kolb, director ejecutivo del Consejo de Diseñadores de Moda en América, señaló que si bien creía en las buenas intenciones de Gordon era un buen » momento de entender y reconocer que lo que hemos hecho en el pasado ya no está bien» y puntualizó que en lugar de “pedir prestado” para “rendir homenaje” la oportunidad radica en “trabajar con las personas de esta comunidad”.

Este no es el único caso de plagio. Firmas como Zara, Mango, Isabel Marant, Louis Vuitton y Michael Kors, Santa Marguerite o Etoile también han recibido una llamada de atención desde México, que a partir del pasado noviembre trabaja en una ley que salvaguarde la cultura indígena.

Por Mariana Chávez