Formar parte de la realeza expone al más encarnizado escrutinio público, bien lo sabemos, pero ahora resulta que ni los niños de sangre azul se salvan, la prueba está en los comentarios desagradables de los que ha sido objeto la pequeña Catalina Amalia de Orange por su exceso de peso.

La verdad es que la futura reina de los holandenses, actualmente de 13 años de edad, no tiene a quien salir delgada. Tanto su padre, el rey Guillermo Alejandro, como su madre, la reina Máxima, son de constitución robusta.

Catalina Amalia, igual que sus hermanas Alejandra y Ariadna, se han caracterizado por sus caritas redondas y fisonomía rellenita. Sin embargo, en días pasados algunos tabloides holandeses aludieron al sobrepeso de la heredera, llamándola “la princesa gorda” y convirtiendo esta frase en Trending Topic  en Twitter.

Catalina Amalia (c), con sus hermanas Alejandra (i) y Ariadna (d)

Todo a raíz de que la Casa Real publicó unas fotos de la niña vacacionando en la nieve con su familia. En las  imágenes la princesa trae puesta una enorme chamarra negra que en algún momento usó su madre cuando tenía 7 meses de embarazo.

Con su madre, la reina Máxima

Hasta el momento, ni la corona, ni el gobierno holandés se han pronunciado respecto al acontecimiento que podría tener un lado serio, el estado de salud de quien en algún momento se convertirá en jefa de Estado de uno de los países más ricos del mundo.

La reina (i) y la princesa (d) con la misma chamarra en años y lugares distintos.

Catalina Amalia no es el primer miembro de la realeza sometido a bullying por parte de la prensa, hace años ocurrió con Victoria de Suecia, debido a sus trastornos alimenticios, y más recientemente con Aiko de Japón, objeto de burlas por su timidez.

(Por Pedro C. Baca)