Los antojos son señales de nuestro cuerpo, el cual  exterioriza de esta forma alguna deficiencia interna. A continuación enlistaremos algunas de las posibles causas de esas ganas de comer algún producto en específico.

Carencia de nutrición primaria

Y como nutrición primaria nos referimos a aquellas fuentes no alimentarias de nutrición, las que realmente nos satisfacen como: las relaciones interpersonales, la actividad física, la práctica espiritual y la satisfacción personal y profesional. Así que te recomendamos que hagas un análisis de todas estas áreas de tu vida para ver si tu hambre no proviene de causas emocionales.

Falta de agua

Cuando el cuerpo está deshidratado envía un mensaje que el cerebro puede confundir por hambre, es por eso que te recomendamos que cada que tengas un antojo bebas un vaso lleno de agua y esperes 10 minutos para evaluar si ésta era la causa.

Nostalgia

A veces nos dejamos llevar por aquellos antojos que provienen de alimentos que hemos consumido y nos recuerdan algo lindo en nuestra vida. Un buen tip es que cambies estos antojos por una versión más saludable.

Falta de nutrientes

La nutrición inadecuada producirá antojos extraños de dulce o salado, si al cuerpo le hace falta vitaminas o minerales esto se manifestará manifestará, es por eso que debes llevar una alimentación balanceada.

Hormonal

La menstruación, menopausia o embarazos elevan los niveles de estrógenos y testosterona.

Auto- sabotaje

Esto es algo que solemos hacer inconscientemente cuando las cosas van extremadamente bien, nos premiamos con comida y consumimos alimentos poco saludables como azúcar, esto provoca más antojos.

 

TE PUEDE INTERESAR