Seguramente has escuchado el dicho de “mente sana en cuerpo sano” que repetían nuestros mayores o maestros y no te imaginabas cuánta razón tenían. De acuerdo con un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el ejercicio brinda grandes ventajas que van más allá de la cuestión física y se circunscriben también al campo psicológico.

La OMS recomienda realizar alguna actividad física o ejercicio como uno de los tratamientos más efectivos para combatir la depresión, considerada uno de los grandes males de esta edad moderna.

De acuerdo con la OMS se ha comprobado que las personas físicamente activas o que realizan ejercicio son menos propensas a desarrollar episodios de depresión que aquellas que tienen una vida sedentaria.

¿Qué es la depresión?

Es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración. En su fase crónica o recurrente dificulta el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. En su forma más grave se torna peligrosa y requiere la ayuda de un especialista.

Para combatir los primeros signos de la depresión la OMS recomienda la realización de actividades físicas, ejercicio a los adultos que sufren un episodio depresivo o depresión constante y que además llevan una vida sedentaria.

Según la OMS, en la depresión moderada o grave, el ejercicio se debe considerar como “suplemento” de los medicamentos antidepresores o la psicoterapia. Así que ya sabes: si estás muy abajo, aplícate a brincar, trotar, caminar con intensidad, nadar o pegarle a alguna pelota y consulta a un especialista. ¡Saldrás adelante!