Una mezcla que deleita tu paladar y beneficia tu salud

 

La comida de origen japonés o chino en la actualidad ha conquistado nuestros paladares latinos gracias a la versatilidad de algunos de sus platillos.

En la gastronomía oriental uno de los ingredientes más utilizados es el arroz, cereal cuyo componente principal es el almidón. Este es un alimento libre de gluten (por lo que personas que padecen enfermedad celíaca pueden incorporarlo a su dieta) y presenta bajos niveles de sodio, grasas y colesterol. Además, supone una buena fuente de energía, tiene propiedades antioxidantes y favorece una buena digestión.

El pescado y los mariscos también forman parte importante de la dieta en oriente. Su consumo resulta también provechoso para la salud pues son una rica fuente de nutrientes que aportan proteínas de fácil digestión al organismo y son alimentos bajos en calorías. También ayudan a desarrollar la agilidad mental y la buena memoria, fortalecen el sistema inmunológico y contribuyen a reducir enfermedades cardiovasculares.

 

 

Latinoamérica tiene la ventaja de poseer uno de los climas que favorecen el cultivo de gran variedad de frutas y verduras, como el aguacate, el mango y el plátano, que en nuestras cocinas se han incorporado a platillos de inspiración oriental que impregnan originalidad en cada bocado.

En cuanto a creatividad culinaria el límite es la imaginación y aquí te dejamos algunos ejemplos de platillos que te deleitaran con la singular combinación de sabores orientales y latinos:

 

 

Por Eugenia García (Revista Sólo)

Fotos cortesía de Pubbelly Sushi