La vida se puede convertir en una cosa muy extraña si se envían ciertos comentarios sobre temas delicados –incluso sobre cosas triviales– por WhatsApp.

Seguro te ha pasado que tratar de solucionar un malentendido con cualquier persona (sea o no tu pareja) cara a cara es complicado, y lo es mucho más cuando se trata de mensajitos… ¡puede tornarse en una locura! Esa es la razón por la cual te ofrecemos algunas razones para que evites discutir, polemizar y hasta pelear por medio de esta aplicación. ¡Pon atención!

  1. Cada quien lee lo que quiere, y el significado de lo escrito puede cambiar

Tú y las demás personas le damos una particular entonación e interpretación a los mensajes que la otra persona escribe. Una cosa banal se puede leer como algo superimportante, dependiendo del estado de ánimo de quien escribe y quien recibe el mensaje. En la mayoría de los casos entendemos de acuerdo a lo que nosotros pensamos, y es difícil comprender la verdadera intención con la que se enviaron.

  1. Los mensajes “leídos”

Ay, esas famosas palomitas azules. Ellas pueden ocasionar muchos problemas. Si las ves y no recibes contestación, casi siempre tiendes a pensar que la otra persona nos ignoró. ‘¡Me dejó en leído!’, piensas. Pero recuerda: que se haya abierto el mensaje no quiere decir que haya sido leído. Las personas están ocupadas, no están precisamente cruzadas de brazos esperando contestar los mensajes. Sé paciente, esta vida digital exige moderación.

  1. Mejor esperar el contacto directo, cara a cara

No responder a veces es más sabio que hacerlo apresuradamente. Hay quienes detestan entablar discusiones por vía de los ambiguos mensajes, y prefieren hablar frente a frente los temas peliagudos. Si te encuentras con alguien que elige esa postura, piensa que no es que ignore tus mensajes: tanto le importa lo que estás diciendo, que espera tratarlo con amplitud.

  1. Recuerda que tus ‘chats’ quedan guardados

Respira. Vuelve a respirar. Ya en calma, escribe. Porque si en una discusión álgida no supiste contener tu coraje y usaste el sarcasmo, el insulto o fuiste hiriente, quizá pedir perdón no sea suficiente para llegar a buen término. La otra persona volverá a leer tus mensajes y quizá no haya punto de retorno. Sé prudente y la vida será más ligera.