Un fastuoso banquete de Estado enmarcó la reunión entre la reina Isabel II y Donald Trump, con motivo de la segunda visita que el mandatario estadounidense realizó a la capital británica.

Quienes pudieron observar a Trump juran que estuvo como niño en juguetería nueva, ya que si algo ama el magnate presidente es el lujo, la parafernalia y el protocolo que implica recibir honores a su investidura.

Esta vez Trump llegó puntual a su cita con Isabel II. Lo acompañaron su esposa Melania, quien lució bellísima, sus cuatro hijos adultos y sus respectivas parejas.

Acostumbrados a practicar la llamada «diplomacia de la selfie», los Trump aprovecharon sus redes sociales para mostrar su visita al palacio de Buckingham.

Comportamiento relajado

Lejos de los códigos de la monarquía británica y de la legendaria flema de la reina de Inglaterra, los hijos del presidente posaron encantados, solos o en grupo.

En su «story» de Instagram, Ivanka Trump, hija y consejera del presidente, quien ostenta la cifra de 4.8 millones de seguidores en su cuenta, mostró los entretelones de la visita al palacio real.

La reina y el mandatario camino al banquete.

Varias fotos la muestran junto a su marido Jared Kushner, mano derecha de su padre.

En su cuenta de Twitter, donde la hija de Trump acumula 6.5 millones de seguidores, Ivanka publicó una foto de su marido y sus hermanos Donald Jr. y Eric, su madrastra Melania, su cuñada Lara y su media hermana Tiffany.

«Es más que fabuloso compartir esta noche inolvidable con este equipo…», escribió en el texto que acompaña la imagen.

Donald Jr. publicó un retrato suyo superpuesto con la inscripción del lugar donde se encontraba: «Buckingham Palace !!!».

Isabel II con los Trump y los duques de Cornualles.

La cena de Estado es la instancia más solemne de las visitas oficiales, que obedecen a un protocolo extremadamente estricto.

El código de vestimenta es inalterable, con trajes de noche sin fantasía para las mujeres y corbata de moño blanco para los hombres.

Isabel II con la tiara de Windsor.

Con un estilo un tanto plebeyo, toda la familia Trump inundó Instagram con sus recuerdos de la visita.

En cuanto a la soberana británica y sus acompañantes, encabezados por los duques de Cornualles, se mostraron muy corteses por no decir que un tanto indulgentes con sus invitados extranjeros.

Por Pedro C. Baca

Con info y fotos AFP