Dicen que las mamás son como súper heroínas, no podría estar más de acuerdo. Algo pasa con las mujeres que en el momento en que se convierten en mamás se vuelven mucho más sabias, es como mágico y no sólo eso, sino que por alguna extraña razón adquieren súper poderes casi sobrenaturales. Te compartimos una lista de cosas que hacen a las mamás ser increíbles.

1. Siempre están un paso adelante

No es broma el dicho de ‘cuando tú vas, yo ya fui y vine… tres veces’, y es que las mamás verdaderamente tienen una intuición envidiable.

2. Son traductoras

Cuando no eres mamá tratar de entender lo que dicen los niños es casi imposible, sin embargo las mamás son como traductoras natas, ya que entienden a la perfección lo que un niño que aún ni siquiera habla quiere decir.

3. Tienen creatividad

Casi todos los niños odian las verduras, pero no pasa nada, las mamás se las ingenian para que te las comas disfrazándolas en sabores y recetas deliciosas.

4. Encuentran todo lo perdido 

Las mamás además de fungir como madres, también son policías… “Mamá no encuentro mi suéter” “Mamá, ¿has visto mi estuche?” Y por alguna extraña razón ellas siempre tienen la respuesta.

5. Fomentan el logro de metas 

Para las mamás nada que sueñe su hijo es imposible, todo lo contrario, son las que lo ayudan a conseguirlo. Si la niña quiere convertirse en bailarina, no importa que tenga dos pies izquierdos, la mamá la impulsa a perseguir su sueño y la mete a clases de baile.

6. Predicen el futuro

¡Llévate el suéter porque va a llover! Sorprendentemente te salvan de congelarte.

7. Son expertas en el arte de la negociación… ¡Nunca pierden!

“Si te acabas la sopa de verduras podrás comer postre”  ¿Les suena?

8. Son como vampiros… no duermen 

Así sea para esperar a que terminen la tarea, o velar el sueño de sus hijos porque están enfermos, hasta esperar a que lleguen sus hijos a casa en la noche aún cuando ya no viven en su casa… Ellas no pegan el ojo con tal de asegurarse que todo esté en orden.

Por todas estas cualidades y más es que amamos y admiramos a todas las mamás.

(Lety Casarín)

TE PUEDE INTERESAR