Es muy común encontrar en nuestro clóset prendas que rara vez nos ponemos, y no me refiero a las piezas que sólo utilizamos para ocasiones especiales, sino, que más bien se trata de todas aquellas prendas que alguna vez adquirimos ya sea por impulso, por moda o porque nos pareció “buena idea”, pero que al final terminaron rezagándose en el fondo del armario.

Así es que, si quieres olvidarte por completo de las compras impulsivas, te revelamos algunos tips que puedes aplicar al momento de comprar, y que te ayudarán a construir un guardarropa del que podrás sacar mayor provecho.

Verás que después de aplicarlos, la frase de la famosa diseñadora británica Vivienne Westwood “Buy less, shop well”, se convertirá en tu nuevo mantra.

No todo es moda

Uno de los errores más comunes es adquirir prendas únicamente por el hecho de que están moda, aún cuando éstas no representan un elemento que pueda sernos útil más de una vez o que sea de nuestro total agrado. Tener algunas piezas de moda no está mal, pero ir cambiando tu guardarropa cada vez que sale algo nuevo, sólo hará que te conviertas en un fashion victim, además de que saqueará por completo tu bolsillo.

De la moda…lo que te acomoda

Se que es una completa tentación el comprar todas y cada una de aquellas increíbles piezas que vemos en las tiendas, pero antes de adquirirlas siempre pregúntate lo siguiente:

¿El corte, color y estampados me favorecen? ¿Es compatible con mi estilo? ¿Es una prenda fácilmente combinable o solamente le podré dar uso una vez? ¿En verdad es algo que me encanta?

Conocer exactamente lo que te queda y saber a la perfección cómo combinarlo, son factores esenciales que te ayudarán a sacarle el máximo provecho a cada prenda que compres.

Adquiere piezas clave

Siempre es bueno invertir en aquellos básicos atemporales que lucen bien con todo. Compra piezas clave que te ayuden a construir un guardarropa cápsula, el cual siempre puedas combinar con las piezas statement que más te gusten de la temporada. De esta manera lucirás en tendencia, pero sin la necesidad de invertir grandes cantidades de dinero.

También, procura que dichas piezas clave sean de alta calidad, pues la idea es justamente que no tengas que estar invirtiendo en ellas a cada rato.

Más vale calidad que cantidad

Mucha gente pensaría que comprar grandes cantidades de ropa a un precio extremadamente bajo es lo ideal, pero a veces “lo barato sale caro”. Es mil veces más recomendable comprar una sola prenda de excelente calidad a un costo un poco más elevado, pero que te durará mucho más; que adquirir diez ejemplares a precio de locura, los cuales seguramente se desgastarán a la primera lavada y tendrás que volver a comprar al poco tiempo.

Aprovecha los descuentos

¡No dejes pasar las buenas oportunidades! Las temporadas de descuentos son excelentes para adquirir prendas increíbles y de gran calidad a un excelente precio.

Date el tiempo adecuado para elegir

Nunca elijas con prisa, y mucho menos compres algo que no te probaste. Trata de tomarte el tiempo adecuado para probar que cada prenda quede justo como lo deseas. Con eso evitarás adquirir ropa que después no usarás y que solo se quedará oculta en el fondo de tu armario.

Por Elizabeth Almazán

TE PUEDE INTERESAR