El príncipe Harry, nieto de Isabel II de Inglaterra, y su esposa, la exactriz estadounidense Meghan Markle, esperan su primer hijo para esta primavera, coincidiendo con uno de los momentos más complicados en la historia reciente del país, el Brexit.

 

“A sus altezas reales, el duque y la duquesa de Sussex les complace anunciar que la duquesa de Sussex espera un bebé para la primavera de 2019. Sus altezas reales aprecian el apoyo que han recibido de personas en todo el mundo desde su boda en mayo y están encantados de compartir esta feliz noticia con el público” anunció este lunes el Palacio de Kensington en un comunicado.

 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Kensington Palace (@kensingtonroyal) el

 

“Mi más calurosa felicitación al duque y la duquesa de Sussex por la feliz noticia de que esperan un bebé en primavera. Les deseo lo mejor”, afirmó en Twitter la primera ministra británica Theresa May, tomándose un breve respiro de las difíciles negociaciones del Brexit que esta semana llegan a un momento crucial con la cumbre europea que comienza el miércoles en Bruselas.

 

La salida de Reino Unido de la Unión Europea está prevista para el próximo 29 de marzo y si Londres y Bruselas no logran llegar a un entendimiento se teme que se produzca sin acuerdo, lo que tendría consecuencias potencialmente caóticas para el país.

Reino Unido esperaba desde hace meses el anuncio de la llegada del primer bebé de Enrique y Meghan, que será el séptimo en la línea sucesoria al trono detrás de su padre y los tres hijos de William y Kate: Jorge de 5 años, Carlota de 3 años y Luis de casi 6 meses.

 

 (Photo by Tim IRELAND / POOL / AFP)

 

 

Diana y Arturo encabezan las apuestas 

Poco después del anuncio, los corredores de apuestas ya ponían en cabeza de la lista de posibles nombres el de Diana, en honor de Lady Di, fallecida en un accidente de tráfico en París que conmocionó al país en agosto de 1997, cuando sus dos hijos eran adolescentes. Los otros de dos nombres que recibían mayores eran Arturo y Alicia.

 

 Por Anna Cuenca