Aunque la mayoría de las veces el trabajo sea nuestra prioridad y le dediquemos largas horas e importantes momentos; trabajar horas de más, no tomar descansos o vacaciones y nunca estar desconectado del trabajo es poco saludable para las relaciones, salud y productividad.

Te mostramos algunas recomendaciones para no ser un workaholic, porque como todos sabemos siempre cualquier cosa en exceso es mala.

1. Replantea tu situación

Recibir mucho más dinero, tener un mejor puesto o más prestigio no siempre es lo más importante, toma en cuenta la calidad de tus relaciones, la forma de involucrarte con los demás y  por supuesto tu salud.

2. Encuentra una motivación en el día

Un libro, una salida con los amigos, ir a hacer ejercicio algo que te haga querer salir a tiempo de la oficina y no quedarte las horas trabajando.

3. Equilibra tu escala de prioridades

Ser exitoso en el trabajo no significa no tener amistades, no pasar tiempo con la familia o no tener tiempo de una pareja, todo lo contrario para ser realmente exitoso laboralmente debes saber ser una persona equilibrada en todas las áreas de su vida.

4. Desintoxícate

Trata de ponerte una hora en la que apagues tu celular y computadora, al menos trata de que los fines de semana sean únicamente para ti y aprende a desconectarte del trabajo.

No debes descuidarte nunca bajo ninguna situación, el trabajo debe ser algo que te haga crecer y que ames, no que te afecte.

 

(Lety Casarín)