Hay personas que sin importar el lugar y el espacio caen a los brazos de Morfeo a cómo de lugar, pero, hay otros que necesitan hacer todo un ritual para poder conciliar el sueño. En esta ocasión, te dejamos algunos consejos para que logres tener un rico sueño mientras viajes el avión y te olvides de todo lo que dejaste en casa, en tu trabajo, con la familia y los amigos. No debes preocuparte por nada, seguro habrá un regreso, todos te recibirán con gusto y lo único que tienes que hacer es enfocarte a pasarla bien durante y después del viaje.

1- Comienza tu vuelo cansado

Así es, haz mil planes la noche anterior, no se te vaya a ocurrir salir de fiesta y pierdas tu vuelo. Haz cosas tranquilas, pero mantente activo.

2- Cuéntale a tu compañero cuál es tu plan

Si no vas con algún conocido o familiar y la persona con la que te tocó se ve un poco impertinente, platícale de tu plan de dormir durante el viaje. Si tienes suerte y te toca ventanilla, olvídate del mundo, sólo cierra los ojos y a dormir.

3- Tómate un vino

Pero que sea algo relax. Estos traguitos te van a servir para relajarte y ponerte más cómodo. Acabas de comenzar un viaje, seguro ya tienes planes y no vas a querer llegar algo destruido a tu destino. Disfruta un vino, y a dormir.

4- No olvides los audífonos

Sleeping-on-a-Plane

Si hay algo que siempre nos salva del mundo exterior es la música, no olvides tu reproductor de música con el soundtrack de tu vida listo y por supuesto lleva contigo tus mejores audífonos para escaparte del mundo. Junto con el vino y una buena música es probable que te de ganas de fiesta, pero espera un poco, podrás disfrutar de más cosas y lugares nuevos cuando aterrices. Por lo pronto sólo dedícate a dormir.

5- Lleva un antifaz

o-SLEEP-PLANE-facebook

Si no te funciona mucho cerrar los ojos, entonces lleva un antifaz.

Mantén tus sentidos listos para dormir. Relájate.

6- Usa una almohada

Las almohadas son una maravilla, úsala y acomódate en la mejor posición para que puedas descansar.

7- Utiliza ropa cómoda y mantente bien abrigado

Si no estás cómodo no vas a poder descansar, por mucho que tengas la almohada más suave del mundo y hayas encontrado la posición perfecta para dormir. Usa ropa cómoda, con la que puedas voltearte para cualquier lugar sin problemas. Tápate bien, lleva tu mantita o una cobija para que te mantengas calientito y no te despierte el frío.

Esperamos que en tu próximo viaje puedas conciliar el sueño de la mejor forma. Nunca olvides que cuando uno viaja, los pendientes se quedan y los sueños se van volando con nosotros. No te detengas a nada. Experimenta, vive, y duerme mucho en el avión.

(Por M. Maldonado)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TE PUEDE INTERESAR