Lo más importante antes de elegir algún producto es identificar el tipo de piel que tenemos.

El cuidado de nuestra piel es una tarea sencilla, basta con establecer una rutina básica de limpieza, alimentarnos bien y por supuesto hidratarnos tomando suficiente agua todos los días.

Te compartimos 4 claves básicas a la hora de cuidar nuestra piel.

 

 

1.- Exfoliación

Exfoliación es el acto “afinar” nuestra piel luego de la limpieza, para quitar todos los residuos de impurezas y células muertas. Esto hace que la piel quede más suave y 100% limpia. Es recomendable exfoliarse una o dos veces a la semana. Pero no olvides que el producto de marca o la mascarilla casera que elijas, debe ser suave y respetuosa con tu piel, esto te permitirá purificar tu rostro respetando su composición, conservando su brillo natural.

2.- La hidratación es esencial

La dermis está compuesta en un 70% de agua, y la epidermis en un 15%. Para mantener un buen nivel de hidratación,  es importante utilizar un hidratante diario que equilibre el nivel de agua en el corazón de la piel. Te recomendamos usar cremas neutras o con composición especial para tu tipo de piel.

3.- Protégete del sol

Sea cual sea la estación del año, usa protector solar, este mitigará los efectos adversos del sol, que aceleran el envejecimiento cutáneo. También puedes usar sombreros de a la ancha, estos lucen muy bien en cualquier época del año.

4.- Agresiones externas

La contaminación, el tabaco y el estrés todos tienen efectos adversos sobre la piel. Por ello es muy importante desmaquillarte por las noches. No olvides proteger tus labios, ellos también sufren con los cambios de clima, por eso usa una crema reparadora cada que lo necesites.

(Por Celeste Colín)