Las bajas temperaturas, el viento y la humedad producen daños en la piel, deshidratación, resequedad e incluso, aceleran el envejecimiento.   

Quizá tú lo tengas muy claro, pero es necesario repetirlo una y otra vez: para mantener nuestra piel hidratada lo adecuado es hacerlo de adentro hacia afuera, es decir, con la alimentación, a fin de combatir los diversos agentes que la dañan. La cosmiatra Miriam Becerra lo confirma: Consumir de manera habitual verduras, frutos rojos y secos es de gran beneficio para el cabello, las uñas y la piel, igual de favorable resulta complementar una buena alimentación con algún suplemento como el ácido hialurónico, que maximiza la protección, actúa a modo de un potente atrayente de agua y cumple con una serie de propiedades indispensables para lucir una piel hermosa”, dice la experta.

Dermatológicamente el ácido hialurónico permite la hidratación de la piel por la acción fisiológica de retención, además proporciona firmeza y suavidad por la lubricación de las fibras de colágeno.  “Si nuestra dermis no está sana e hidratada, el clima y los factores ambientales pueden provocar problemas como resequedad y enrojecimiento, mismos que pueden desencadenar en enfermedades más graves”. Los suplementos alimenticios que contienen ácido hialurónico (hay muchos, entre ellos Orangel Prestige, Aquisana, Now, etcétera) son el complemento para mantener la hidratación y combatir los radicales libres que actúan sobre el deterioro del tejido cutáneo, señala la cosmiatra.

Así que complementa tu lavado e higiene y tus vasos de agua con alimentos y suplementos que equilibren tu cuerpo y lo doten del balance ideal.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu