Seguramente son muchas las ocasiones en las que has escuchado hablar sobre esta enfermedad, sin embargo, son contadas las veces en las que realmente se tiene la oportunidad de profundizar en el tema. Sucede que la mayor tiempo lo vemos como algo normal,  sobre todo en la vida de las personas mayores, pero lo cierto es que se trata de un tema al que debemos prestar atención, no solo para poder aprender a reconocerlo, sino para también en cierto modo prevenirlo y en dado caso de ser necesario;  entenderlo, apoyarlo y tratarlo.

Para conocer más sobre el tema nos dimos a la tarea de hablar con Manuel Rosemberg quien junto a su socio Ariel Zylbersztejn, fundó Paz Mental, una organización completamente disrruptiva especializada en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, que se enfoca enteramente a la atención integral a los adultos mayores con deterioro cognitivo, demencia y Alzheimer.

La idea surge después de que ambos se dan cuenta de la magnitud del problema. Según cifras del INEGI, tan solo en México son 1.4 millones de mexicanos los que sufren demencia y en 20 años la cifra llegará a 5 millones, razón por la que tratar el tema resulta sumamente importante.

 

 

Para que conozcas más sobre el tema, te compartimos algunos de los datos que definitivamente tienes que saber:

¿Qué es una demencia?

Es el término que se utiliza para referirse a las afecciones que se producen cuando el cerebro del paciente ya no funciona de manera adecuada. Puede hacerse presente a través de problemas de memoria, razonamiento, conducta, entre otros.

¿Cómo reconocerlo?

Entre los signos de alerta más comunes se encuentran:

  • Cambios abruptos en la personalidad y comportamiento de la persona.
  • Vocabulario reducido y empobrecido
  • Ansiedad
  • Dificultad para planear y/o resolver problemas
  • Confusión con el tiempo y el espacio
  • Pérdida de memoria

¿A qué edad ocurre?¿ Puede afectarme siendo muy joven?

Realmente es una enfermedad que ataca a los adultos mayores por lo que se es más común desarrollarlo a partir de los 65 años, cuya probabilidad es de un 6 %. Cada 10 años la probabilidad va duplicándose, por lo que es importante prestar atención a los primeros signos.

 

 

¿Puede prevenirse?

En cierto modo es posible. Las indicaciones son las mismas que te darían con cualquier  otra enfermedad. Solo basta con llevar una vida equilibrada fijándose en lo siguiente:

  • Dormir bien
  • Evitar el estrés intenso
  • No fumar
  • No comer azúcares blancas
  • No exceder el consumo de alcohol
  • Hacer ejercicio constante

Si una persona cercana a mi lo sufre, ¿qué puedo hacer?

Es importante evitar normalizar la situación ya que solemos pensar que la pérdida de memoria es algo común entre los adultos mayores, sin embargo es algo que debe y puede tratarse. Cuando lo normalizamos se acentúa el problema, por lo que definitivamente lo primero es buscar ayuda oportunidad para detectarlo a tiempo y así lograr retrasar el deterioro, dándole más tiempo de calidad a la persona.

Por otro lado es importante recordar siempre, que SÍ HAY ALGO QU E HACER   y que no es causa perdida. Existen muchos ejercicios de terapia y estimulación que pueden ayudar a disminuir el ritmo en el que avanza la enfermedad y así procurar un estilo de vida de calidad para quien lo padece.